4 pasos para ganarte la confianza de tu equipo

| - Sandrine Dupriez 6 junio, 2017

Para ganarte la confianza de tu equipo, es importante seguir estos cuatro pasos básicos.

Por Sandrine Dupriez 

 

Ahora que aprendiste a delegar de manera eficaz es importante que sepas ganarte la confianza de tu equipo. Si no hay confianza mutua entre tú y tus empleados, la motivación de ellos será superficial y temporal.

Actualmente, la lealtad de los empleados se gana con demostrar ser digno de su confianza. Los tiempos de lealtad incondicional de los empleados se acabaron con las reestructuras de las empresas que dejaron a muchos sin trabajo. El compromiso de uno tiene que ver con su sentimiento de participar en un proyecto en el cual el empleado se siente apreciado, donde puede aportar, donde aprende y crece profesionalmente. Si tú como jefe cuidas estos aspectos, tus empleados formarán un gran equipo contigo.

Poder confiar en tu jefe implica tener la convicción que es sincero en lo que expresa, que es una persona integra. No significa que sea nuestro gran amigo, la amistad puede existir, pero siempre estará sujeta a la relación profesional. Tampoco significa que los empleados deben estar de acuerdo con todas las propuestas de su jefe, no obstante, es importante que entiendan por qué se toman ciertas decisiones.

Para ganarte la confianza de tu equipo, es importante seguir estos pasos básicos:

1. Defiende a tu equipo: Es muy probable que, de vez en cuando, otros colegas acusen indebidamente a algunos de tus empleados. En cualquier empresa existen malos entendidos y es importante que si uno de los tuyos recibe un ataque o critica injustificada, busques la forma de aclarar los hechos y los estés protegiendo.

2. Sé coherente: Es muy difícil respetar alguien que cambia de idea cada rato o que se contradice cuando la situación cambia. No significa que no puedes reorientar un plan de acción cuando las circunstancias lo ameritan, pero hazlo en conocimiento de causa, no de manera reactiva mostrándote incapaz de reflexionar y realinear tu estrategia para que juntos lleguen al objetivo planeado.

3. Da el buen ejemplo: Muchos jefes piensan que ellos están muy por encima de las reglas de la empresa… o que pueden tener comportamientos que no toleran en sus empleados. Si quieres que tus empleados hagan un trabajo impecable, enséñales dándoles el ejemplo.

4. Toma la responsabilidad de los errores cometidos: Si un empleado tuyo comete un error, no lo uses como chivo expiatorio. Ayúdalo a corregir el error y a aprender la lección para evitar repetir este mismo error en el futuro. De esta manera, ganas el compromiso no solamente de este empleado, sino también de sus compañeros.

El mes próximo, veremos como llamar la atención a un empleado sin herirlo.

Sandrine Dupriez, MBA. Directora General de Sonova México. @SDupriez