5 formas para ser más efectiva

| - Victoria147 18 abril, 2016

consejos productividad INT

A veces el día a día no nos permite ver que estamos acumulando trabajo sin poder terminar nada.

Por Victoria147

Es importante tener tu vida laboral muy bien organizada para ser efectiva dentro del horario de trabajo. Estas herramientas te ayudarán a limpiar tu espacio laboral y mejorar tu efectividad para que seas una rockstar en la oficina.

Limpia tu espacio.
Aunque sólo trabajes en la computadora, la pila de documentos, cartas, revistas y demás cosas que siempre terminan acumulándose en tu escritorio es un estorbo visual y por lo tanto te quita capacidad de movimiento y efectividad. Una vez a la semana, archiva todo lo que sí te sirva y manda al reciclado o la basura lo que no.

Detente en el momento oportuno.
Aunque te queden 15 minutos más de oficina, si llegaste a un punto en tu trabajo en el que es fácil retomarlo al siguiente día, detente. Aprovecha el tiempo que te queda para limpiar tu escritorio o ponerle agua a tus plantas. Es mejor que te detengas en ese momento y no que al otro día no sepas ni por donde empezar.

A otra cosa, mariposa.
Cuando estés estancada y no puedas avanzar en un proyecto, guarda tu avance, ciérralo y olvídalo. Dedícale tu tiempo a tus otros proyectos porque no vas a encontrar claridad viendo fijamente una pantalla con letras que ya no tienen sentido para ti. Mejor espera a la inspiración mientras trabajas en algo más.

Busca tiempo sin presión.
Cuando viajes en avión, antes de que llegue todo el mundo, cuando estés en la sala de espera de tu dentista. El aislamiento te ayudará a trabajar de forma más ligera, sin presiones de resolver las cosas en el instante y sin interrupciones de tus compañeros.

Presiónate.
Cuando te autoimpones fechas de entrega, asegúrate que sean difíciles, aunque no imposibles, de alcanzar. De esa forma la presión por terminar hará que pierdas menos tiempo del que podrías.

Todo tiene un límite, tampoco te conviertas en una máquina de trabajo que no sepa qué es el mundo real. No te olvides de detenerte a oler las flores. Siempre.