5 puntos clave para mamás emprendedoras

| - Victoria147 2 diciembre, 2015

mama emprendedora INT

Cuando se quiere combinar la maternidad con ser emprendedora, se necesita entender antes que el camino no será fácil y conviene conocer unos puntos clave para poder andar de una forma natural en este camino.

Por Yola Castillo

Ser emprendedora tiene muchos retos, llevar a cabo tus ideas y verlas convertidas en realidad no es un camino fácil, muy satisfactorio, pero no sencillo. Si a esto le agregas ser mamá mientras emprendes, el camino se vuelve más minado de retos.

En el día a día, para cumplir en muchos frentes necesitarás aprender muchas lecciones antes de poder andar de una forma natural en este camino.

Suponemos que si ya fuimos profesionistas va a ser igual, pero no es así. Cada quién decide por razones diferentes emprender, yo lo decidí porque quería estar muy activa en la educación y el día a día con mis hijos. Además, fue la forma natural de proceder en mi pues siempre vi a mi madre trabajar a nuestro lado, ella de cierta forma también fue una emprendedora así que para mi, fue lo normal.

Sin embargo no para todas es la regla y he visto a varias amigas queriendo emprender sin tener idea de todo lo que implica. Bueno, soy regia y suelo hablar directo, viene en mi sangre. Acá te diré cinco lecciones que aprendí ahora que soy mamá emprendedora:

  1. El tiempo es tu mejor aliado, úsalo sabiamente. En vez de pensar en que el día debería tener 32 horas, usa las 24 horas que tienes de la mejor forma. Recuerda que ahora trabajas con tus hijos alrededor, encuentra la mejor forma de abordar tus metas para cumplirlas. Hay mamás emprendedoras que llevan a sus hijos a la escuela y en ese tiempo hacen lo que necesitan de su emprendimiento, hay otras que necesitan aprender a trabajar de veinte en veinte minutos.
  1. Los límites los pones tú. Cuando trabajas desde casa es bien necesario ser clara acerca de cuánto trabajarás, cómo lo harás, dónde, etc. Ponte límites y cúmplelos. Igualmente si dices que trabajaras dos horas, hazlo. Imagínate que, aunque estés en tu casa, en tu sillón o en la mesa del comedor, en la mecedora con tu hijo en el regazo dormido, estás en tu oficina. Comprométete con ello y hazlo.
  1. Emprende con pasión. Alguna vez oí a una coach que decía que se necesitaba trabajar, aunque no fuera algo que te apasionara. Tuve que estar en desacuerdo. Cuando se trabaja desde casa y eres mamá, lo que hagas necesita apasionarte realmente. La razón es que vas a necesitar desvelarte, trabajar cuando tu hijo está enfermo y lo estás cuidando o incluso dejarlo en llanto con la abuela o quién te lo vaya a cuidar para ir a una reunión de trabajo. Lo único que te moverá a hacer algo será tu pasión.
  1. Ten un plan siempre, SIEMPRE. Cuando eres madre necesitas organizarte, no hay más, si no lo haces llegará el momento en que verás que todo se te empalma y la desorganización cobrará facturas. Ten un plan para mantener tanto tu hogar como tu negocio organizado. Ten una lista de tareas que vayan encaminadas a lograr tus metas y tus sueños. La idea es que cuando te sientes a trabajar 20 minutos sepas exactamente qué debes hacer.
  1. Recuerda que estás dando ejemplo. Siempre al ser mamá emprendedora das ejemplo, todos lo damos. Tú le das el ejemplo a tus hijos de que los límites lo pone uno mismo. Veo muchas mujeres emprendedoras que ocultan a sus hijos, como si no fuera necesario hablar de ellos. Bueno, a mi me encanta llevarlos a mis reuniones con mamás emprendedoras, pero sobre todo involucrarlos en el día a día de tu emprendimiento.

Por último un consejo, no te olvides de festejar todos tus logros y pon especial hincapié en tu salud. Cuídate y mímate. Asegúrate de pasar al menos una hora contigo misma a la semana, haz algo que te guste, lee libros, medita, haz yoga, sal a caminar diario. Emprender es una carrera de fondo, así que hay que prepararse para ello.

No vas sola, muchas estamos en el camino.