6 consejos para llamar la atención de un empleado sin herirlo

| - Sandrine Dupriez 3 agosto, 2017

Nadie es perfecto y, aún teniendo el mejor equipo, habrá errores y pasos falsos.

Por Sandrine Dupriez 

 

Ahora que sabes cómo ganarte la confianza de tu equipo, es importante que sepas también cómo llamar la atención de un empleado sin herirlo. Nadie es perfecto y, aún teniendo el mejor equipo, habrá errores y pasos falsos. Cuando eso sucede, es importante que no pierdas la lección, es decir: la oportunidad de aprender a no repetir el mismo error.

Para llamar la atención a una persona debes cuidar los siguientes aspectos:

1. No actuar expresando tu propia frustración. Eso no sirve para nada, solo estarás demostrando tu ineptitud en al no controlar tus emociones y lo más probable es que digas algo sin pensarlo y provoques una herida mucho más profunda a la persona que pretendes ayudar.

2. El propósito de tu conversación con la persona a quien estás llamando la atención debe ser positivo. Si no hay nada positivo en lo que vas a decir, déjalo por la paz. Todos tenemos días difíciles de vez en cuando, si buscas culpar a alguien de tu mal día, perderás toda credibilidad.

3. Antes de esta conversación, debes tener un plan sobre lo que pretendes lograr; generalmente se busca un cambio de comportamiento de parte del empleado. Ten muy claro cuáles son tus expectativas y lo que implica para el empleado. ¿Este cambio de comportamiento para él será fácil o difícil?

4. La mejor manera de abrir la conversación es invitando al empleado a reflexionar sobre lo sucedido y cómo el paso falso pudo haberse evitado. Es muy probable que él también haya pensado en cómo hubiera podido librar ese error. Si no se dio cuenta de las consecuencias negativas y problemas ocasionados, ayúdalo a tener una perspectiva más amplia.

5. El empleado debe ser participe del aprendizaje. Es muy difícil poner en practica un nuevo comportamiento cuyo propósito no entiendes y  lo percibes como una imposición sin ton ni son. Tomate el tiempo de escuchar a tu empleado, entender bien lo sucedido, lograr que él vea tu perspectiva y proponga él mismo una solución. Si la solución no te agrada, guíalo haciéndole preguntas sobre aspectos que quizá no estás tomando en cuenta.

6. Al final de la conversación deben llegar a un acuerdo concreto con un plan de implementación y apoyos para ofrecer al empleado cuando tenga dudas. Solo así lograrás generar un aprendizaje positivo y constructivo que realmente permita evitar repetir los mismos errores.

El mes próximo, veremos cómo evitar dar señales incoherentes que causan confusión en tu equipo.

Sandrine Dupriez, MBA. Directora General de Sonova México. @SDupriez