8 claves para empezar el día de forma productiva

| - Sandrine Dupriez 12 marzo, 2015

clavesamanecer-INT_129939170

“Cada día volvemos a nacer. Lo que hacemos hoy es lo más importante.” Buddha

 

Para ti que eres una mujer que trabaja, es muy importante que sepas aprovechar cada día ¡al máximo! No sólo depende de ello el éxito de tu negocio, también tiene un gran impacto en el balance que llevas entre tu vida profesional y familiar.

Te comparto las claves que uso para empezar el día del lado correcto de la cama y ser más productiva:

  1. Organizar mi día desde la noche anterior.
    Antes de salir de la oficina en la noche, dejo apuntadas tres cosas primordiales para poder darles la prioridad que merecen al día siguiente, también bloqueo en mi agenda el tiempo que necesito para realizarlas.

 

  1. Cuidar cuántas horas duermo.
    Es muy fácil extender el día de trabajo para atender todos los pendientes. Si sólo lo hacemos de vez en cuando, no hay problema, pero si lo hacemos día tras día significa que ya no estamos durmiendo lo suficiente para cargar pilas, nos volvemos irritables y poca productivas, resulta contraproducente.

 

  1. Hacer ejercicio en la mañana.
    ¡Mente sana en un cuerpo sano! Para mi estar en forma es muy importante, me ayuda a tener más energía y a manejar mejor el estrés del día. Es importante tener una rutina diaria y apegarse a ella. De nada sirve hacer ejercicio de vez en cuando, es una disciplina personal que requiere un compromiso continuo.

 

  1. Vestirse para sentirse orgullosa de la imagen que proyectamos.
    No pierdas la oportunidad de dejar una buena primera impresión. Nunca sabes con qué personas te vas a reunir, por lo tanto es importante siempre ir proyectando tu mejor imagen, aún si eres la jefa y puedes llegar vestida como te plazca, es importante que tus empleados te vean muy profesional y se sientan orgullosos de cómo representas la empresa.

 

  1. Desayunar bien.
    Alimentarte bien tiene muchos efectos positivos, tendrás energía a lo largo del día además de reducir los riesgos de enfermarte. El dicho popular: “desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo” ha sido confirmado por estudios que demuestran que así logras mantener altos niveles de energía además de tener sentirte en gran forma!

 

  1. Pensar positivamente.
    Siempre existen razones para estar de mal humor, ser consciente de ellas y saber mantener un pensamiento positivo demuestra inteligencia emocional y capacidad de controlarse. Cuando me gana un pensamiento negativo, recuerdo a personas admirables que no se rindieron ante lo difícil e injusto de la vida, evito quejarme y me enfoco en todo lo maravilloso que me rodea. Una copa puede estar medio llena o medio vacía, lo que cambia es la forma en que la ves.

 

  1. Buscar la serenidad.
    Como emprendedora enfrentarás muchos problemas, más rápido aprendes a solucionarlos, más rápido podrás hacer otras cosas que te gustan más. Al mal paso, darle prisa. Empieza con lo que te gusta menos para terminar el día con lo más lindo. Mantener la calma, sentirte en control es importante, para eso hay que aceptar lo que no puedes cambiar y enfocarte en los problemas donde puedes aportar una solución que hace la diferencia.

 

  1. Equilibrar actividades profesionales, familiares y sociales, así como el tiempo para una misma.
    El día y la semana tienen sus ritmos, tú sabrás cuales son los tuyos. Es importante estar disponible para nuestros colegas y empleados, para la familia, pero es igual de importante tener tiempo para una misma, tiempo para hacer el punto contigo misma, para consentirte, para asegurarte que vas por el camino que escogiste.

 

 

Aplicando estas claves, aprovecharás al máximo cada día. Habrá días difíciles cuando todo se complique, entonces es importante analizar qué fue lo que paso y cómo evitar perder el control.