¿A dónde puedo llegar si suelto el miedo?

| - Victoria147 6 octubre, 2017

No me avergüenzo de sentir miedo, soy valiente por reconocerlo ante mis ojos.

Por Diana Dianis para Womanful

 

Comenzaremos por “NO” definir la palabra miedo, y mejor empecemos a experimentar y traer a este instante que es el miedo para ti. ¿Qué sientes? ¿qué piensas? ¿te paraliza? Yo he experimento el miedo y hasta en algunas ocasiones he pensado en salir corriendo a esconderme al baño.

Cuando era niña sentía ese miedo al esperar a que mi papá llegara, era un hombre que me amaba, sólo que era estricto en mi enseñanza. Ahora que él no está, el miedo disminuye. Pero por qué aún no desaparece el miedo de mi corazón y luego lo transporto sin percatarme de mi corazón al cuerpo.

El miedo suele iniciar cuando llega una situación que no conozco y no sé cómo manejarla, de repente me paralizo y pienso que las personas me atacarán, se burlarán, tal vez evidenciarán mis errores en público.

La verdad hasta este momento siempre ha pasado lo anterior, sólo que ahora me pregunto por qué debo de seguir experimentando este miedo. Qué pasa si dejamos de tenerle “miedo al miedo”, y exploramos ese sentir y pensar, para así llegar hasta la profunda raíz y encontrar el justo momento en donde por primera vez lo descubrimos.

Enfrentarlo de un instante a la vez, cada día.

Cuando lo experimento, no me controlo, es más trato de aumentar el miedo y lo neutralizo ¿cómo lo puedo hacer? ni siquiera lo sé, sólo surge una pregunta ¿qué es lo peor que puede pasar que no haya pasado?, esto me permite parar en seco este miedo.

¿Sabes?, por muchos años no quería experimentarlo, trataba por todos los medios de evadirlo, probé esconderme de él, huía; ahora sólo lo enfrento, no a golpes, ni regaños, tampoco insultos (y todo esto era infringido hacia mí). En casa me enseñaron que era costumbre experimentarlo, debías estar preparado para ello en cualquier día, época, hora o mes, siempre dispuesto a experimentarlo.

Y al paso de tantos años me había cansado de traerlo en el corazón, cargando el peso que no deseo más (y escribo deseo y no la palabra quiero porque todo debe de iniciar con desear algo para así estar en la posición y determinación de querer hacerlo), así que eliminé peso y espacio en este corazón.

Cómo logre lo anterior. Sintiendo que el miedo es normal y lógico en cada mujer y que no podemos alterar a nadie para evitar que alguien más intervenga en este proceso.

Si piensas que no puedes más con él, dale un gran golpe y cortarlo de tajo así como cuando tomas ese cuchillo y vas a cortar la pierna del pollo para separar el muslo de la pierna. Sí, así de fuerte, ahora es sólo un pedazo de pollo separado, más pequeño y fácil de cocinar y comer y piensas: “Creo necesito hacer más pollo”.

Necesito el miedo para descubrir quién soy y hasta dónde deseo y quiero experimentar este miedo para descubrir cuándo llego a mi vida. Tal vez llegó desde el vientre de mi madre o cuando nací o tal vez en mi niñez o pubertad… aún no descubro en que momento llegó… pero ¿saben algo? ahora sí que disfruto el miedo… cuando termina todo ese éxtasis, termino muy cansada pero con la mente dispuesta a perseguir aún más ese miedo que me permite ser mejor y cada día ir erradicándolo.

Se preguntarán por qué soy tan repetitiva con la palabra MIEDO, precisamente para que te acostumbres a leerlo y comiences por el primer paso a dejar de tenerle “miedo al miedo” para ser más objetiva y cuestiones lo qué es el miedo para ti, cuándo lo conociste y por qué te empecinas en este romance con él donde siempre sales perjudicada. Te propongo que lo conozcas, no huyas de el. Comienza con una comunicación íntima con él.

Feliz de conocer el miedo

Me siento feliz de conocer el MIEDO y entender que es un sentimiento que todo ser humano (hombre o mujer) tiene y debe  experimentar, ya que esto te lleva a conocerte más, a erradicar el miedo a lo desconocido y aún a lo conocido.

No te diré que serás feliz y nunca más sufrirás.  Experimenta, conoce tus límites. Empieza a reconocer en qué situaciones comienzas a experimentarlo, cómo empieza tu corazón a palpitar más fuerte y la respiración es más rápida y el cuerpo tiembla y en cuando piensas que pasará lo peor…sólo pasan los minutos y encuentras una solución al este sentimiento: el miedo.

No me avergüenzo de sentir miedo, soy valiente por reconocerlo ante mis ojos. Hay que experimentarlo para darnos cuenta que somos más valientes por cada día sacarlo de nuestras vidas, que así como llega podemos sacarlo del corazón y de nuestras vidas. Tal vez no de manera definitiva, pero saber en qué momento es válido el miedo y en que momento sólo hay que enfrentarlo.

Womanful es una plataforma que une las mejores ideas, propuestas, expresiones y manifestaciones desde el punto de vista femenino// @womanful