Administración del hogar

| - Victoria147 23 abril, 2015

administracion-hogar-INT_84704275

El hogar es como una pequeña empresa que necesita de recursos para funcionar correctamente, por lo que es importante que aprendas a administrarlos y saber cuáles son los procesos necesarios para que el hogar y la familia estén en armonía.

La administración del hogar no tiene que ver solamente con lo económico, sino con las tareas del hogar como la limpieza, alimentación, seguridad, momentos de esparcimiento y mantenimiento y/o reparación. Todas estas áreas son relevantes y necesitan que se les dedique tiempo.

Esta disciplina debe ser llevada a cabo por todos los miembros de la familia y no sólo una persona, ya que para que funcione es esencial que todos sientan que se les toma en cuenta y que pueden aportar algo.

Hay cuatro acciones que, si llevas a cabo de la forma adecuada, pueden garantizar un hogar que funcione correctamente, lo que implicará una familia feliz y satisfecha:


Planear.
Antes de que lleves a cabo cualquier actividad, desde los menús de la semana hasta las actividades de entretenimiento que realizará toda la familia, es importante poner todo sobre la mesa. De esta forma, al ver el panorama completo, te será más fácil administrar los recursos con los que cuentas y garantizarás llevar a cabo todas las actividades. Hay que plantear objetivos y las formas para alcanzarlos.

Delegar. La participación de todos es sumamente importante desde el paso anterior, por lo que saber encargar cosas a los demás resulta algo básico. Una empleada del hogar suele ser de mucha ayuda, pero no es suficiente si buscas un hogar integrado. Todos deben tener deberes y obligaciones, por más sencillos que puedan ser.

Dirigir. Este paso está relacionado con el anterior, ya que para poder delegar tienes que saber cómo hacer las cosas. No se trata sólo de dar órdenes, sino que tienes que ir paso por paso, explicando cómo quieres que se lleven a cabo las tareas, de esta forma será más fácil que todo siga un orden y se cumpla como esperas.

Controlar. Sólo tienes que dar seguimiento a las tareas y obligaciones, sirve para que te des cuenta si las actividades fueron realizadas de la forma correcta y te permite hacer cambios para mejorar.

 

Finalmente, toma en cuenta que es un proceso que se lleva a cabo poco a poco, que no debes sobrecargar de actividades a los integrantes de tu familia y ten una mente abierta para ser flexible ante los posibles imprevistos.