Por amor a los flats

| - Maria Santarini 29 septiembre, 2015

love flats INT

¿Tacones o flats? La elección es nuestra gracias a las nuevas tendencias en la industria de la moda.

Por María Santarini Cabrera

Puede ser que “con zapatos de tacón las nenas se vean mejor que con zapatos de piso”, pero después de algunas horas (que varían dependiendo de tu resistencia) de caminar/bailar/correr/brincar en zancos de cuatro centímetros o más, una quiere apedrear al genio que inventó este instrumento de tortura medieval. En lo personal no aguanto más de una hora con tacones, esté parada o no, y francamente parezco pato espinado caminando con ellos.

Ahora bien, no me malinterpreten, me encanta como se ven y estoy 100% consciente de todo lo que un buen par de tacones puede hacer por un outfit. Pero después de años de sufrir por la moda, he decidido dejar de gastar miles de pesos en zapatos que se van a quedar acumulando polvo una gran parte del año y volver a enamorarme de los flats. Y no soy la única, para las fashionistas, lo de hoy es tener los pies firmemente plantados en la tierra.

Desde el año pasado la industria de la moda ha decidido ser benévola con mis pies cansados y llenos de ampollas reconociendo el infinito potencial de un par de zapatos planos. Atrás quedaron los días de pasarelas llenas de modelos con tobillos torcidos y caídas “pa’l YouTube,” diseñadores desde Proenza Schouler hasta Victoria Beckham han optado por hacer desfilar a sus perchas con flats.

Pero como en toda fiesta el jolgorio de los flats también tiene un invitado amargado que quiere arruinarle la diversión a todos: los códigos de vestimenta. En mayo de este año, mujeres con vestidos impecables fueron detenidas a la entrada de proyecciones del Festival de Cannes por llevar flats. ¿Justificación? El usado y revolcado argumento de que estas mujeres (una de ellas con el pie izquierdo parcialmente amputado) estaban violando el código de vestimenta.

He tenido la fortuna de que la mayor imposición que he encontrado en un código de vestimenta ha sido el tener que usar ni mucho ni nada de maquillaje. Sin embargo, la exigencia de tacones no sólo existe en eventos de etiqueta, más de una compañía requiere que sus empleadas usen tacones todos los días y aunque no esté expresamente prohibido, hay una actitud negativa en general hacia las mujeres que toman la decisión de usar flats en el ámbito corporativo.

Mi pregunta es esta: sí vivimos en un mundo en el que existen zapatos cómodos, prácticos y desbordantes de estilo ¿por qué tenemos que igualar un atuendo apropiado a usar calzado posiblemente dañino?