Ana Bolena

| - Victoria147 7 diciembre, 2015

ana-bolena-INT

Noble de nacimiento, influyó en la vida política y religiosa de uno de los países más poderosos de su tiempo.

Por Victoria147

Ana Bolena nació en 1507 en Rochford Hall, condado de Essex. Hija de sir Thomas Bolena, pertenecía a una de las familias más influyentes de la nobleza inglesa. Su preparación académica y de corte fue en Francia, en la corte del rey Francisco I, pero cuando ambos reinos estaban a punto de entrar en guerra, Ana regresó a su país de origen y se instaló como dama de la corte de la reina Catalina de Aragón, hija menor de los Reyes Católicos.

Su forma de conducirse influida por su tiempo en la corte francesa la hizo tener un grupo de admiradores, entre ellos, lord Henry Percy, heredero del condado de Northumberland, y el propio rey, Enrique VIII. Esto presentó un problema ya que, por un lado, Ana quería casarse con Percy, pero el rey ordenó la intervención del cardenal Wolsey para impedir su boda.

Enrique quería convertirla en una más de sus amantes y Ana se resistió, ya que era bien sabido que las mujeres que tomaban esa posición, terminaban desechadas y difícilmente con un final feliz. Ella le dejó en claro a Enrique VIII que la única forma en que ella tuviera una relación con él sería a través del matrimonio.

Este acto detonó la lucha de Enrique VIII e Inglaterra con la iglesia católica. El rey quería un hijo varón y su esposa sólo había tenido a una niña, María. Así que Enrique VIII pidió a la iglesia que anulara su matrimonio con Catalina, bajo el pretexto de que la entonces reina había estado casada con su hermano mayor antes de que este falleciera, para casarse con Ana. Al ser negada, Enrique VIII rompió relación con la iglesia católica.

Durante la educación de Ana, había conocido la filosofía de Tomás Moro y bajo esta influencia, Enrique VIII creó la iglesia protestante, que tiene más libertades que la católica. Y en 1533, Ana se convirtió en la segunda esposa de Enrique VIII, la primera en casarse bajo el manto de la iglesia protestante.

Sin embargo esto no agradó al pueblo, quienes la acusaban incluso de bruja. Aunado a eso, el primer embarazo de Ana resultó en una niña, Elizabeth y Enrique buscó a otra mujer que sí le diera un varón.

La vida de Ana no terminó bien ya que Enrique no podía divorciarse de ella y, para terminar su matrimonio, la acusó de adulterio e incesto. Murió tres años después de convertirse en reina, decapitada por sus supuestos crímenes.

Su paso por la realeza duró poco pero su influencia prevalece hoy en la política, la religión y hasta en la moda, ya que ella misma diseñaba su ropa para cubrirse una sexta uña en la mano derecha.

Años después, tras la muerte de Catalina, Enrique y su media hermana, María; Elizabeth subió al trono como la última reina de la dinastía Tudor y pasó a la historia como Elizabeth, la reina virgen.