Baja el ritmo haciendo más

| - Daniela Terminel 3 septiembre, 2015

daniela terminel INT

La vida de toda emprendedora es siempre súper revolucionada, entre la casa, los hijos, el negocio, la pareja… se va la vida. Muy pocas veces nos damos el tiempo de poner pausa, ver nuestro negocio y nuestra vida desde otra perspectiva.

Probablemente más de una pensó: “¡Pero que afirmación tan tonta Daniela!, cómo vamos a poner nuestra vida en pausa con todo lo que hay que hacer. La empresa está en su mejor momento, necesita mi 100%!”

Y estas en lo correcto, tu empresa, tu familia, tus amigos, tu pareja, todos necesitan tu 100% El hecho es que para poder darlo, primero tienes que tenerlo.

Pasé una semana en una cabalgata, acampando y sin hacer mucho más que admirar la naturaleza, aprender de mí, de las otras seis personas del grupo, de los mismos caballos. No es que quisiera estar desconectada, es que así era y punto. No les puedo explicar cómo esta experiencia, literal, cambió mi vida.

Me ayudó a entender que debemos, y es nuestra responsabilidad, estar bien con nosotras mismas. Darnos tiempo para pensar qué es lo que queremos, qué nos hace sentir bien y después enfocarnos en eso. De alguna manera es en esos momentos que se alcanza una claridad mental impresionante, las cosas se ven diferente y de repente todo hace sentido.

Como en algún momento dijo Napoleón, “despacio que llevo prisa”,  él se refiere a cómo la mayoría de las veces que hacemos algo apurados y sin pensar las probabilidades de cometer un error y tener que hacerlo de nuevo son muy altas. Piensa cuando preparas una propuesta, seguramente al hacerlo con tiempo quedas satisfecha con el resultado, pero qué pasa cuando la preparas con prisas y sobre la hora. Seguramente ya casi por terminar te das cuenta de errores que, en el mejor de los casos todavía puedes corregir, pero muchas veces acabas lidiando con ellos durante la reunión con  el cliente.

Si esto sucede con una presentación, donde tomarse unos minutos adicionales pueden hacer la diferencia, imagínate el impacto que puede tener en tu empresa, en tu vida.

Las invito a reflexionar y darse la oportunidad de encontrar momentos para ustedes, para pensar, bajar el ritmo (aunque sea un poquito) en su vida. Trabajar en tener realmente el 100% que le quieren dar a su empresa, familia y amigos.

No podemos dar algo que no tenemos. Slowing down no significa dejar de ser productivo, es cómo podemos ser más eficientes y mantener una vida balanceada, donde cada mañana podamos levantarnos y sonreír sabiendo que haremos de ese, un gran día.

En este caso hay miles de formas para darse su tiempo y depende en lo que a cada quien le guste. En mi caso, mas allá de desconectarme en el viaje por una semana, que entiendo puede ser casi imposible para muchas, estas son algunas de mis actividades/apps preferidas: escribir (correcto, con papel y pluma, no diario, cuando quiero), headspace (para meditar), happify (ejercicios que te ayudan a mantener una actitud positiva), sleep cycle (monitorear el sueño). Espero se den la oportunidad y ¡cuéntenme si les funciona!

¡Hasta la próxima y a trabajar sonriendo!