Capacidades necesarias para emprender

| - Victoria147 30 enero, 2015

 

ME_Capacidades necesarias para emprender-INT_229052149

Ser tu propia jefa no es tan sencillo y hermoso como suena. Existe una gran cantidad de variables que tienes que tomar en cuenta para poder lograr el éxito que deseas en tu negocio. Las siguientes capacidades son esenciales para que puedas desarrollar una empresa que cumpla tus expectativas pero que también funcione y genere utilidades.

 

Capacidad de detectar oportunidades. Constantemente debes investigar y obtener información sobre lo que pasa a tu alrededor y en el sector de tu empresa,  asimismo debes saber todo sobre tus clientes.

Capacidad de innovar o crear. Hacer las cosas diferentes a como las hace el resto es sin duda algo que te va a garantizar mayor éxito en la industria.

Capacidad para luchar. Los retos son una constante y desde el principio debes tener, tanto una actitud positiva para enfrentarlos, como una visión amplia que te permita convertir esas amenazas en oportunidades.

Capacidad de adaptación. Los cambios, tanto internos como en el entorno, son totalmente normales. Tú y tu empresa deben ser lo suficientemente flexibles para adecuarse a ellos.

Capacidad de dirección. Ser líder es una de las habilidades más importantes. Debes saber cómo organizar y controlar actividades y personas, pero también debes inspirar para que juntos logren las metas de tu empresa.

Capacidad para tomar riesgos. Se dice que el que no arriesga no gana, sin embargo, las decisiones deben ser calculadas y basadas en información que disminuya la incertidumbre lo más posible.

Capacidad para tomar decisiones. Para tomarlas debes garantizar que tú, la empresa y el equipo que trabaja contigo, tengan lo necesario para que se cumplan sus objetivos.

 

La diferencia entre una emprendedora exitosa y una que no lo es, está en el enfoque que se le da a estas capacidades. No es lo mismo dedicarte a planear, organizar, dirigir y controlar desde una postura administrativa, a involucrarte realmente en el proyecto. Busca un equilibrio que te permita tener orden dentro de tu empresa, pero que también te deje disfrutar lo que haces.