Cesárea humanizada

| - Carmen Ortega 5 mayo, 2015

cesarea-humanizada-INT_185343512

Existe un método más compasivo para el nacimiento por cesárea que ayudará a crear un lazo emocional inmediato entre los padres y el bebé.

 

Hace casi un año viví la experiencia de acompañar a mi hija como abuela y Doula (asistente que proporciona apoyo físico y emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto) en el nacimiento de sus gemelos, después de una gran búsqueda encontró al equipo de médicos que le ofrecían vivir una experiencia cálida y gratificante. Pero después de 10 horas de trabajo de parto, se decidió hacer una cesárea.

El doctor le había explicado que él practicaba la “cesárea humanizada”, esta experiencia fue muy reconfortante para mi hija que a pesar de no haber vivido el parto que quería, se rescataron muchas cosas de un parto natural que a continuación explicaré.

Para tener este tipo de cesárea la mujer debe estar sana y su bebé debe estar a término y saludable. Entre los beneficios de esta experiencia están disminuir el riesgo de depresión posparto, evitar las dificultades comunes de la lactancia materna, así como garantizar el apego inmediato.

Proceso

  • El oxímetro de pulso es colocado en el dedo del pie en lugar de la mano.
  • El suero intravenosos se coloca en la mano no dominante.
  • Los cables del electrocardiograma (ECG) se colocan de manera que no estorben en el pecho de la madre.
  • La cirugía empieza con la cortina de campo estéril puesta, después de la incisión del útero, la cortina se baja y la mesa se eleva de la cabeza para que la madre y el padre puedan ver el nacimiento.
  • El nacimiento del bebé se hace lentamente, al salir la cabeza, el bebé empieza a respirar mientras su tronco todavía está adentro del útero, esto permite que la presión del útero y los tejidos ayuden a expulsar el líquido amniótico igual que pasa en un parto vaginal.
  • Una vez que el bebé nace se deben evitar medicamentos que causen mareo o adormecimiento a la mujer.
  • Se quita la bata de uno de sus brazos para estar listos para colocar al bebé piel con piel.
  • Ya que se confirmó el bienestar del bebé, el cordón es cortado y se pasa inmediatamente sobre el pecho de la mamá donde se seca y se cubre con una toalla suave, seca y tibia y es asistido por la Doula en el inicio de la lactancia.
  • Cuando la cirugía termina el pediatra revisa al bebé y el papá lo carga mientras la mamá es transferida a la camilla.
  • Se vuelve a colocar al bebé piel con piel en la misma posición.
  • Mamá y bebé se van juntos a su habitación y se quedan en alojamiento conjunto.

 

Es recomendable que la mujer sea apoyada por su pareja o una Doula durante el proceso y que el ambiente se procure como el más relajante para madre e hijo. La música que escucharon durante el embarazo es una buena opción ya que crea un espacio familiar para ambos.