Clientes, no siempre tienen la razón

| - Victoria147 25 diciembre, 2014

 

cliente-INT_152111291

¿Recuerdas en clase cuando tu profesor te decía firmemente “el cliente siempre tiene la razón”? o cuántas veces la hemos visto en letreros pegados en la pared o escuchado por ahí esta cantaleta.

Pues bien, aunque sí creemos que tienen la razón, esto también ha dado pie a que muchos se pongan “los moños” sin razón. Pero este es otro tema, lo importante que queremos destacar aquí es que aplicar esta frase como si fuese una regla de oro puede ser un arma de doble filo, debido a que lo primero que buscamos es que nuestros clientes estén satisfechos con lo que ofrecemos con la esperanza de que repitan su compra y mejor aún, hablen de ella con sus conocidos  y a través de redes sociales; en pocas palabras que nos recomienden y nos ayuden en hacer publicidad de manera gratuita.

Pero por otro lado, si siempre les “damos la razón”, realmente no estamos haciendo nada por ellos, es decir, si aplicamos la regla con la finalidad de evitar un malestar o una discusión sin salida entre vendedor y cliente, aun sabiendo que no la tiene y que probablemente su decisión o postura no lo llevará a obtener lo que realmente busca; al final, la experiencia que vivirá no será la adecuada y probablemente ya no regresará.

Al punto al que queremos llegar es a que en lugar de “siempre darles la razón”, tú y tu equipo más que vendedores de un servicio o producto, deben convertirse en sus asesores. Para ello deben de estar preparados, conocer el negocio y encontrar la verdadera necesidad que busca cubrir tu cliente. Por ejemplo, quizá al entrar a tu tienda él/ella busca un objeto en específico que por el momento no lo tienes en existencia, ¿qué haces?: lo dejas ir a la tienda de enfrente o bien le ofreces algo similar a lo que busca, le recomiendas más opciones, le planteas escenarios y le pides sus datos para estar en contacto y avisarle cuando llegue el producto en específico.

Tener clientes satisfechos y contentos garantiza que se vuelvan asiduos, además existen estudios que indican que conseguir un nuevo cliente requiere seis veces más de tiempo que mantener a uno feliz contigo.

Acciones sencillas como: escuchar y analizar sus necesidades, tener una base de datos actualizada de tus compradores frecuentes para mantenerlos informados de tus nuevos productos y tu marca, realizar encuestas de opinión, programar eventos especiales para los clientes “star”, invitar a que prueben tus productos/servicios antes que nadie y preguntar su opinión, hacer sentir único a tu cliente, cumplir siempre con tu promesa de venta y dar las gracias por su compra cuando menos se lo esperen entre muchas otras acciones, pueden ayudarte a formar o fortalecer el lazo que tienes con tus consumidores y de esta manera tenerlos contentos contigo.