Colaciones saludables

| - Lorena Stoopen 26 febrero, 2015

colacion_INT_140844469

 

Los famosos snacks pueden darle una inyección de energía a tu cuerpo y complementar tu nutrición, siempre que sea balanceada y realmente lo necesites.

 

Por Lorena Stoopen

 

A todos nos ha pasado una u otra vez que necesitamos comer entre comidas, aunque las opiniones sobre si esto conviene o no suelen ser muy distintas de una persona a otra. Algunos piensan que comer entre comidas es malo y contribuye al aumento de peso. Otros piensan que hacer varias comidas pequeñas al día es necesario para mantener constantes los niveles de energía y un peso adecuado.

La única verdad en este caso es la que a ti te funcione mejor. Si eres de las que necesitan comer entre comidas, trata de entender por qué lo necesitas y qué tipo de colaciones funcionan mejor para tu cuerpo. Tal vez tienes hambre entre comidas porque en tu dieta faltan nutrimentos esenciales o porque comes muy poco en los tiempos de comida o simplemente porque tu metabolismo es así.

Vale la pena que revises si se te antoja comer entre comidas para contrarrestar tu ansiedad o para entretenerte cuando estás aburrida porque de ser así, lo mejor es que reconozcas la razón y la trabajes.

Las colaciones pueden ser una buena fuente de nutrimentos y de energía en tu día o un punto negro en tu alimentación y por eso debes escogerlas con cuidado. Muchos alimentos comerciales para colaciones son altamente procesados y contienen demasiados aditivos, grasas poco saludables, químicos diversos y mucha azúcar refinada.

Cuando necesites comer entre comidas, prueba alimentos que te hagan sentir satisfecha pero que también sean nutritivos. Algunas ideas son:

Palitos de verduras como apio, zanahoria, pepino o pimiento. Si necesitas algo más “llenador”, acompáñalos de un dip saludable como hummus o jocoque seco. También puedes experimentar con otros vegetales como coliflor, jitomates cherry, champiñones, etc.

Nueces y semillas al natural o tostadas. Su combinación de grasas, proteínas y fibra da una agradable sensación de saciedad y además, son ricas en minerales y otros nutrimentos indispensables para una buena salud. Prueba con nuez de castilla, almendra, nuez pecana, nuez de la india, semillas de girasol, pepitas de calabaza. La porción debe de ser de un puño por ocasión.

Si toleras bien los lácteos, estos pueden ser una gran opción para las colaciones. Unos cuadritos de queso panela, un yogurt natural o un poco de queso cottage te quitarán el hambre mientras te aportan proteínas y otros nutrimentos importantes.

Fruta. A veces una manzana o un poco de fruta picada es suficiente para mantener tu energía. También puedes complementarla con un lácteo o un poco de mantequilla de nueces para hacer una colación más balanceada.

Si quieres hacer colaciones saludables lo más importante es que las planees con anticipación es posible que cuando estés muerta de hambre no hagas elecciones tan inteligentes.