Comida sana y rica para la familia

| - Victoria147 10 marzo, 2015

 

comidasana-INT_234523969

La comida saludable ya no tiene porque ser desabrida. Aquí hay algunos tips que te ayudarán a darle sabor a tu vida.

 

Por: Alejandra Migoya Graue

Cuando pensamos en comida sana, lo primero que se nos viene a la cabeza es una sopa de verduras y una pechuga asada con ensalada. Por mucho tiempo, la idea de comer sano era equivalente a comida dietética, comida desabrida y monótona, lo que hacían de la alimentación “sana” algo muy aburrido.

Pero comer sano no tiene que ser ni aburrido, ni desabrido, ni monótono. Existen un sinfín de alimentos ricos y nutritivos ¡que pueden consumir todos los integrantes de la familia!

Desde edades muy tempranas vamos formando nuestros hábitos alimenticios, los gustos y preferencias hacia ciertos sabores los empezamos a adquirir desde el vientre materno y se siguen moldeando a lo largo de la infancia, por lo que es de vital importancia aprender a comer sano en casa. Atrévete a preparar cosas nuevas, involucra a tus hijos en la selección y preparación de sus alimentos y haz que la comida en casa sea un espacio de salud y armonía para todos.

Existen muchas recetas nutritivas y fáciles de preparar, así que no tienes porque tardarte horas cocinando para comer rico y sano. Aquí van algunas recomendaciones generales para que tu alimentación y la de tu familia sea más saludable:

  • Planea con anticipación el menú de la semana, así ya sabrás qué comprar cuando vayas a la tienda de autoservicio y evitarás que te falten ingredientes para tus platillos.
  • Incluye una gran variedad de frutas y verduras, entre más colorido se vea tu plato, más nutritivo es.
  • Evita comprar alimentos ya preparados, entre menos procesados estén contienen más nutrimentos.
  • Evita las preparaciones fritas, empanizadas y capeadas, es mucho mejor que tus alimentos sean asados, horneados, empapelados o hervidos.
  • Dale variedad a tu dieta, escoge diferentes tipos de alimentos cada día.

 

Los niños son como una esponja y copian muchas cosas a sus papás, tú eres el modelo a seguir. Evita premiar o castigar a los niños con alimentos, así evitarás que hagan asociaciones erróneas con ellos y procura que la hora de la comida sea un espacio tranquilo, en donde los niños se sientan seguros y libres para poder expresarse.

Recuerda, tú eres la responsable de elegir el tipo y la calidad de los alimentos que hay en casa, y los niños deciden la cantidad que quieran consumir.