Compañeros de vida

| - Regina Moctezuma 13 julio, 2015

companeros de vida INT 134278151

Sheryl Sandberg, la COO de Facebook, es un ejemplo a seguir en la capacidad de hacer de elegir y construir auténticos compañeros de vida, en todos sus facetas.

 

Hace un par de años leí el libro Lean In, escrito por Sheryl Sandberg, COO de Facebook, quien es la octava mujer más poderosa del mundo, de acuerdo con la revista Forbes.

En aquel entonces acababa de casarme. Quizá por eso puse especial atención en el capítulo titulado “Haz de tu pareja un auténtico compañero”. Uno de sus párrafos se me quedó grabado: “Realmente creo que la decisión de carrera más importante que hace una mujer es si va a tener un compañero de vida y quién lo será. No conozco a una sola mujer en un puesto de liderazgo cuya pareja no apoye completamente –repito, completamente- su carrera. Sin excepción”, escribe.

En ese momento percibí lo que significaba para ella, en lo profesional y en lo personal, que su esposo, Dave, siempre la apoyara. Sin embargo, no averigüé más sobre él. Dos años después, en mayo pasado, supe que su esposo había fallecido repentinamente. Se llamaba Dave Goldberg, tenía 47 años y dos hijos con ella, era CEO de Survey Monkey, la plataforma digital que permite a los usuarios hacer encuestas online, y un ícono en Silicon Valley.

Me acordé del consejo de Sheryl Sandberg de elegir a alguien que crea en ti, que te apoye y que quiera construir en conjunto. Supe que yo había elegido a la persona correcta.

La admiré todavía más de lo que ya lo hacía. Más aún cuando leí en su cuenta de Facebook un post que compartió en el aniversario de un mes de la muerte de su esposo, en el que muestra su lado más humano: a la esposa y a la madre detrás de la ejecutiva, narra lo que ha aprendido en 30 días de duelo, entre algunas cosas:

  • Lo efímero que todo puede ser. Que cualquier tapete sobre el que estemos parados, puede ser quitado de debajo nuestro sin ninguna advertencia. Que es importante contar con redes de apoyo –en lo personal y en lo profesional– para cuando eso suceda.
  • A saber pedir ayuda. “Hasta ahora, había sido la hermana mayor, la COO, la que hacía y planeaba las cosas”, dice. Ahora, que no planeó lo que le sucedió, se dio cuenta de que no podía hacer demasiadas cosas y que sus seres cercanos tomaron el mando.
  • Lo que significa ser madre. Lo ha comprendido aún más en esta difícil etapa, tanto a través de la agonía que siente al ver sufrir a sus hijos, como en la conexión que su propia madre tiene con su dolor.
  • A ser agradecidos. “Sentir un verdadero agradecimiento por las cosas que daba por aseguradas, como la vida”, señala. Sandberg ya no toma ni un sólo día por asegurado.

 

Sheryl Sandberg es ejemplo de congruencia. Siempre ha sabido apoyarse en los demás para seguir adelante, tanto en su vida personal como en su carrera: en su esposo, en su familia, en sus compañeros de trabajo y hasta en el casi millón de personas que le dimos “like” a su post. No en vano tituló su libro Lean In.

Lee aquí el post completo que Sheryl Sandberg publicó el pasado 3 de junio: https://www.facebook.com/sheryl