Resuelve tus conflictos efectivamente

| - Victoria147 2 febrero, 2015

Conflictos empresariales-INT_146190377

 

Los conflictos en las empresas son algo normal ya que todas las personas son diferentes, es importante saber cómo resolverlos de una forma adecuada.

 

Antes que nada, hay que aclarar que un conflicto no siempre es algo negativo, ya que si se logra resolver de la manera adecuada, puede convertirse en un fenómeno de cambio positivo tanto para la empresa, como para sus trabajadores.

Resolver los problemas que se presenten en tu trabajo requieren de cierta habilidad. A continuación te compartimos algunos consejos para salir bien librada.

  1. Reunir en un mismo espacio a las personas involucradas es mejor que hablar con ellos por separado. Lo más seguro es que al estar en un espacio formal y frente al otro, sus argumentos sean realmente válidos, además de que podrán escuchar los puntos de vista de la otra persona. Incluir en esta reunión a personas ajenas al conflicto puede resultar de gran ayuda, ya que tendrán una perspectiva imparcial que podrá enriquecer la situación. El correo electrónico nunca es una buena opción para resolver conflictos, ya que no deja ver las intenciones de las personas y se puede prestar a malinterpretaciones.
  2. El tiempo es sin duda uno de los factores que más se deben considerar cuando se trata de resolver problemas. Estar bajo presión, pensando en cosas que se deben realizar después de la reunión o hacer las cosas demasiado rápido por querer una pronta solución es contraproducente, ya que no permite la total concentración de las partes en el asunto y puede hacer que no se presenten todos los puntos relevantes para la toma de decisión final. Alargar el proceso de resolución del conflicto es negativo, pues puede olvidarse el objetivo.
  3. La decisión final se debe tomar con tiempo, al evaluar a profundidad los argumentos de cada una de las personas involucradas, teniendo siempre en cuenta los objetivos de la empresa, y dejando de lado argumentos subjetivos e irrelevantes como los que llevan más tiempo en la empresa o con los que se tiene una mejor relación.

 

Recuerda que no se trata de apoyar la posición de uno u otro, no tienes que elegir un ganador y un perdedor, sino de recabar información objetiva para llegar a una solución benéfica para los involucrados y para la empresa. Una vez tomada, se debe comunicar a la decisión a ambas partes, mencionando los argumentos que hicieron que se llegara a esa conclusión y tratando de convertir esa experiencia negativa en una positiva, que deje un aprendizaje para todos y evite que se repitan ese tipo de problemas en ocasiones futuras.