Crónica de una boda, a 185 días

| - Ana Perez Cristo 14 agosto, 2015

wedding INT

Creo que este post ha sido de los más complicados de escribir. Últimamente mi cabeza parece tener sólo dos cajones, uno con información de Victoria147 y otro de mi boda.

Así que dejaré de luchar contra la falta de inspiración y les contaré cómo han sido estos cuatro meses de estar comprometida.

Para empezar ese día realmente me tomó por sorpresa, si bien soy bastante intensa (chismosa) y debí de haber sospechado algo, sinceramente nunca lo vi venir. Hasta la fecha intentó recordar el momento en el que vi hincado a José Eduardo y no logro recordar qué me dijo.

Lo que sí recuerdo es haber despertado al día siguiente y tener una sensación rarísima e increíble, un montón de felicitaciones en Facebook y una serie de preguntas sin respuesta.

Siempre pensé que el momento en el que yo tuviera que planear una boda iba a ser “sencillo”, si bien mi trabajo implica ser sumamente ordenada, prever, presupuestar, dirigir y calendarizar una serie de actividades, planear una boda sin convertirte en una “Bridzilla” es todo un reto. ¿Por qué?

1. ¿Presupuesto?
De este tema mejor luego con más calmita les escribo porque esta cabrón. Pero a quien le urja el tema le presto mis maravillosos Exceles.

2. ¿Lugar y fecha?
¡Jajajaja! es la primera gran duda, llevas unas horas de comprometido y las personas ya preguntan “¿Para cuándo y dónde?” No manchen… Yo me limité a decir que por Cuerna entre enero y julio.

Existen una serie de opciones inimaginables, yo no estaba consciente de que existían 620 jardines/haciendas en la zona de Morelos (Teques, Jiutepec, Cocoyoc, etc.) para poder elegir.

Hay jardines que ya tienen apartado todo el 2016, ¿acaso tienes que escoger lugar antes de que te den el anillo?

Sin duda es algo complicado de saber el día en primera instancia, pero cuando tienes fecha y lugar todo empieza a agarrar forma. Hacer búsquedas en bodas.com y bodasclick es la opción, pide cotizaciones a todos los lugares que te gusten (no todos contestan) y ahí empiezas a eliminar opciones.

3. Todos son expertos
Recibes mil y un consejos, sobre todo de los recién casados que se sienten expertos en el tema, ¡jajajaja!, para ser expertos el único consejo que he encontrado en común ha sido: “Compra el alcohol en Julio regalado”.

Haz lo que tú quieras y lo que tu cartera te permita. Para esto no hay reglas.

4. Invitados
Descubres que tu novio, aunque es hijo único, tiene más de 120 familiares. Justo te acuerdas de la amiga que hace mil años no ves, pero que cuando ibas en primaria/secundaria prometiste invitar a tu boda.

Como tip, si no recuerdas el nombre de algunos de tus familiares o no tienes forma de localizar a alguno de tus invitados, mmm… puede que no sea necesario invitarlos.

Orgullosamente puedo decir que le voy ganando a “la brideziles” pero quedan seis meses y muchos detalles por checar que ya les estaré platicando.