Cuidarse en tiempos de prisa

| - Laila Abdala 18 junio, 2015

cuida tu cuerpo INT

En este mundo tan complicado, debemos empezar a cuidar lo único que no podremos reemplazar: nuestro cuerpo.

 

Vivimos en un mundo que cambia constantemente, que se mueve más rápido de lo que muchas veces nos gustaría, y en el que tenemos que hacer cada vez más cosas pero con menos tiempo. Este último problema se ha vuelto una excusa perfectamente creíble para explicar por qué no cuidamos nuestro cuerpo como deberíamos, así que me gustaría compartirte algunos cambios muy pequeños que puedes incorporar en tu vida y que te servirán para estar mejor sin importar el poco tiempo que te quede libre para disfrutar:

  1. Estaciónate lejos de las entradas
    Es perfectamente comprensible que busques el lugar de estacionamiento más cercano a tu destino para evitar caminar de más pero, si los tacones te lo permiten, oblígate a recorrer una mayor distancia. Posiblemente creas que unos cuantos pasos no hacen la diferencia, sin embargo, al caminar mejoras la circulación en tus piernas y oxigenas tus pulmones.
  1. Dile NO al refresco
    A muchas nos encanta disfrutar un refresco a la hora de la comida, sin embargo, estas bebidas están cargadas de endulzantes, jarabes y gas que no hacen otra cosa más que dañar tu organismo. ¿Sabías que el refresco de cola es usado para retirar manchas de sarro del W.C.? Imagina lo que hace con tu cuerpo cada que bebes uno. Mejor opta por un té helado, es muy refrescante y no hará estragos en ti.
  1. Nunca salgas de casa sin desayunar
    Tu cuerpo necesita el desayuno ya que, durante la primera hora que pasas despierta, está comenzando a funcionar y requiere de la energía de la comida para activarse. Si no lo alimentas, entrará en una especie de “modo de ahorro de energía”, causando problemas como aumento de peso, mal humor y problemas de concentración.
  1. Establece un horario para dormir y respétalo
    Acostumbrar a tu cuerpo al mismo horario para dormir y despertar ayudará a que descanses mejor y a corregir problemas como insomnio o somnolencia durante el día. Una persona adulta necesita un promedio de siete horas de sueño por noche para garantizar el descanso del cuerpo y la mente

Te invito a poner en práctica estos consejos y a recordar que sólo tenemos un cuerpo y es nuestra responsabilidad cuidarlo como se merece.