De la escuela a la sala de Consejo

| - Regina Moctezuma 24 marzo, 2016

Let girls learn INT

 

Es necesario que más niñas estén en los salones de clase para tener empresas más productivas y, con ello, un mejor desarrollo económico a nivel país.

 

Por Regina Moctezuma

“Educar a una niña es construir una familia más sana, una comunidad más fuerte y un futuro más prometedor”. Así se presenta desde la Casa Blanca el programa ‘Let girls learn’, el cual busca reducir la cifra de 62 millones de niñas alrededor del mundo que actualmente no están en la escuela.

“Es común que niñas que pueden cambiar el mundo para bien vean su futuro bloqueado por circunstancias del lugar en el que nacieron o costumbres de su comunidad”, reza la iniciativa creada por el gobierno estadounidense hace algunos meses.

Me parece una iniciativa trascendental para la economía de cualquier país. Si queremos empresas más productivas y exitosas, deben haber en sus filas más mujeres, mejor preparadas. Como he escrito en este espacio, está demostrado que la diversidad de género en los consejos de administración de las empresas son clave en una mejor toma de decisiones y generan mejores resultados y ganancias. Incluso, contar tanto con la perspectiva masculina como con la femenina enriquece las capacidades de análisis, diagnóstico y toma de decisiones de cualquier grupo, lo cual aplicado a una empresa se traduce en un incremento notable de su productividad.

Es un círculo virtuoso que inicia con darle a las niñas acceso a una buena educación básica y que puede llegar hasta las salas de los Consejos de Administración de las empresas, generando beneficios económicos a nivel nacional. Se necesitan más iniciativas e incluso políticas públicas que impulsen la inclusión de la mujer tanto en el mundo educativo, como en el laboral, y que reconozcan que la diversidad de género y las aportaciones femeninas son factor clave para el éxito de cualquier proyecto.

Desde nuestras trincheras, como emprendedoras o ejecutivas, tengamos siempre presente este círculo virtuoso y hagamos lo que esté en nuestras manos para impulsarlo, sobre todo en un país como el nuestro donde millones de niñas no están donde deberían: en la escuela.

Más sobre el programa “Let girls learn