Delegar: un arma contra el estrés

| - Victoria147 20 diciembre, 2016

delegar-INT_57330190

Te compartimos un secreto básico que puede ayudarte a resolver esta situación: aprender a delegar.

Por Victoria147

 

En ocasiones como emprendedoras nos ahogamos en un vaso de agua sintiendo que tenemos muchas cosas por hacer y nada de tiempo a nuestro favor. Antes que pienses siquiera en “tirar la toalla” en el camino, te compartimos un secreto básico que puede ayudarte a resolver esta situación: aprender a delegar.

Decirles a los demás qué hacer pudiera parecer algo no tan complejo; sin embargo, nos hemos encontrado con dos escenarios:

– UNO, en donde la emprendedora cuenta con el respaldo de un buen equipo de trabajo, pero a pesar de decirles qué hacer, ella prefiere seguir haciendo todo o bien interviniendo en cada momento sin dar oportunidad de actuar a su gente.

DOS, en el cual la emprendedora cuenta con el equipo, los deja actuar, pero no sabe comunicar bien los objetivos a alcanzar.

TRES, una situación en donde la emprendedora cuenta con un equipo que sabe los objetivos y se compromete, pero que no está capacitado o no cubre el perfil del puesto.

CUATRO, donde la emprendedora de plano se encuentra sola, en el punto de necesitar contratar a alguien pero no sabe ni por donde comenzar.

¿Te encuentras en alguna de estas situaciones?, no te espantes, todo tiene solución solo es cuestión de ser objetiva; mira tu empresa, observa a tu gente, revisa cómo es tu comunicación con ellos, establece prioridades y continúa leyendo, pues te daremos unos consejos útiles que puedes llevar a la práctica.

Definamos primero qué delegar implica distribuir responsabilidades (tareas) al equipo de trabajo, partiendo de objetivos claros, plazos de tiempo de entrega establecidos y requisitos o características que debe tener cada tarea. Recuerda, una vez entregados los resultados es importante que mantengas como política un proceso de retroalimentación, el cual servirá para medir resultados, ver aciertos y posibles mejoras. Esto hará sentir a tu equipo siempre satisfecho por la entrega y motivado al saber que es reconocido por su trabajo o bien coucheado en caso necesario.

Aprende a delegar

1. Todo inicia con la confianza, sin ella aunque tengas los siguientes puntos, nunca lograrás dejar a tu equipo actuar solo, por ende tu estrés y falta de tiempo continuarán.

2. Tarea y objetivos. Definir estos puntos de manera concreta y específica es la base para lograr resultados positivos de manera eficiente. A tu equipo debes de darles la información necesaria para que pueda realizar el trabajo, los objetivos a alcanzar y el tiempo para terminar la tarea. Recuerda los objetivos deben ser claros y medibles, sino será complejo ver grados de avance y dar una retroalimentación adecuada.

3. Designa quién será el encargado de realizar la tarea. Es importante que antes de delegar proyectos te fijes en la persona a la que se los asignarás, es decir, si está capacitada para realizar la labor, si conoce del tema, su actitud entre otros rasgos de personalidad y perfil de puesto. Ojo, puedes asignar una tarea a alguien capaz e inteligente, aunque no tenga experiencia en esa área, él te lo agradecerá, pues además de motivarlo a aprender le ayudas a su crecimiento. No olvides de asegurarte que la persona haya entendido claramente de qué se trata el proyecto y qué se espera de él.

4. No los dejes solos. Delegar no implica olvidarte por completo del asunto, no abandones a tu equipo, pero tampoco seas absorbente al grado de no dejarlos actuar. Mantente siempre abierta a consultas, guíalos, dales consejos o información extra que pueda ayudarles en elaborar su tarea. Ve cómo van sus avances y retroaliméntalo, esto te servirá para ver si es necesario dar un giro a tiempo y no darse cuenta del error una vez terminado el trabajo.

No te olvides, delegar no implica dejar que los demás realicen tareas sencillas o las que tú no quieres hacer o no tienes tiempo. Al contrario, delegar adecuadamente, te permitirá priorizar tareas, cumplir con los tiempos de entrega, quitarte el exceso de estrés y sobre todo, que tu equipo de trabajo crezca, se motive, potencialice habilidades y se sienta motivado y satisfecho trabajando en tu empresa.