El mundo amarillo

| - Karlha O 27 octubre, 2015

albert

Albert Espinosa hizo un libro que transmite a través de sus páginas el mundo de descubrimientos que hizo durante los diez años en que estuvo enfermo de cáncer.

Por Karlha O

A raíz del cáncer, Albert Espinoza perdió una pierna, un pulmón, medio hígado y aún así fue feliz. Y no sólo fue feliz, sino que hasta el día de hoy ha logrado incursionar en todo lo que ha querido ¿Quién no quisiera estar en sus zapatos? Albert es un ingeniero industrial que está involucrado en el mundo del cine como guionista de la película Planta 4ª o de Tu vida en 65’, recientemente debutó como director de cine y además ha escrito exitosas novelas.

Del otro lado de la pantalla también ha sabido desenvolverse, ya que recientemente hizo un papel dentro de una serie de televisión. Aunado a esto es el creador de la serie televisiva Pulseras rojas, inspirada en El mundo amarillo.

elmundoamarilloDéjenme decirles que hacía mucho tiempo que un libro no me hacia querer subrayarlo todo y es que este libro trae en cada capítulo una lección. Aunque para mi fueron buenos consejos, como esos consejos que te da un amigo cercano con la certeza de que él le han funcionado bien.

Lo que consigue Espinosa con este libro es, en primer lugar, sacarnos de la cabeza que el cáncer es sobrio, que es un camino triste, solitario y gris porque en realidad es todo lo contrario y te insta a descubrir que si tú lo deseas ¡el mundo es amarillo! Amarillo, azul o rojo, es TU MUNDO y tú lo haces como quieres.

Este no es un libro sobre enfermedad o muerte, es un libro sobre vida y cómo vivirla mejor. La experiencia que comparte es más bien un modo de ver la vida cuando ya no temes la muerte.

Te lleva a reflexionar en cada uno de los 23 capítulos, un número especial para el autor. El por qué es explicado mejor por Espinoza, que está dispuesto a cambiar el rumbo de tu vida a través de cada frase. “A veces las palabras son las que cambian los caminos. Pocas palabras pueden engendrar en uno una idea. A veces las frases más importantes son las que menos importancia creemos que tienen”.

Entre las cosas con las que me quedo, es una breve reflexión sobre el no perseguir tus sueños toda la vida, ya que hay muchos sueños que tener. Haz de los sueños tu Norte, y una vez conquistados ve al Sur a conquistar unos nuevos… Pero nunca dejes de soñar. Anímense a descubrir este mundo amarillo.