No tengas miedo a empezar de nuevo

| - Cynthia Aguilar 27 septiembre, 2017

brilla_intEmpezar un nuevo camino a veces nos asusta, nos paraliza, pero aunque el miedo nos haga cuestionarnos el seguir o regresar, aprende de éste y continua.

Por Cynthia Aguilar

 

Yo también he pasado noches acostada, dando vueltas, pensando, queriendo tener la certeza de que mis decisiones sean las correctas y todo salga bien, pero descubrí que nunca iba a estar 100% segura y que eso no me impedía actuar. A final de cuentas ¿qué sería la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?

Muchas veces el contexto no ayuda. La gran mayoría de la gente va por lo conocido, lo seguro, lo tradicional, lo que “debe” ser correcto, por el miedo simplemente. Pero no dejes que eso te detenga. Las mujeres tenemos un gran valor, en general lo femenino conlleva un coraje inigualable y tenemos que aprovecharlo.

No le tengas miedo al cambio y mucho menos te paralices esperando que todo salga perfecto. Analiza, piensa, prepárate, pero no te detengas. Todo es posible: un nuevo trabajo, una nueva relación, empezar en una nueva ciudad, un nuevo negocio, una nueva carrera, casarte, un hijo, dejar los hábitos dañinos, también alejarte de gente tóxica, de una relación tóxica, o mejorar la relación que ya tienes, o simplemente estar un tiempo soltera, contigo. Te repito, todo es posible, si puedes imaginártelo.

Por eso, no dejes de brillar. Si tu corazón te guía, ilumina el camino.

Si te dicen que no se puede, brilla y demuéstrate que TÚ si lo puedes lograr.

Si los demás minimizan tus sueños, recuerda que todo sueño es alcanzable.

Si te dicen que no eres suficiente, créete que eres un ser único e inigualable.

Si tu misma dudas, avanza, quizá un paso pequeño a la vez, pero no te detengas.

Brilla, porque tu fuerza, tu luz, tu esencia puede iluminar a muchas otras mujeres que también han dudado, que también han sobajado sus sueños y que se han conformado.

Brilla y dile al mundo “Aquí estoy, lista para lo que venga”. No siempre podemos ver nuestra luz por tanta negrura que dejamos que nos rodee, pero recuerda que sin oscuridad, no se podrían ver las estrellas.