El emprendedor como empleador

| - Mariana Rodríguez 17 agosto, 2016

emprenderoa-lider

Ocho consejos para implementar la poderosa técnica de Employer Branding para atraer, comprometer y conservar al mejor talento.

Por Mariana Rodríguez

Seguramente te lo han dicho: estamos en una guerra por el mejor talento. Busca quién hace más en el menor tiempo y con menos recursos. Que sea más innovador, más proactivo, que prefiera el mundo del emprendimiento vs el “aburrido” mundo corporativo… ¡Qué presión! El talento es escaso, eso es un hecho; y siendo honestos, hay una serie de beneficios económicos que los grandes corporativos tienen, que quizá tú no estés listo para ofrecer. Con este escenario ¿Cómo exaltar todo lo que sí puedes ofrecer y ganar en la guerra del talento?

1-Construye tu marca como empleador

Así como construyes una marca para posicionar tu producto o servicio, es indispensable que construyas una marca como empleador que te distinga de tus competidores y con la cual tus empleados puedan generar un vínculo de compromiso con el éxito de la empresa. Recuerda que empleado contento es igual a cliente satisfecho.

2-Ten claridad en las necesidades de tu negocio y de tus empleados

Hacia dónde va tu compañía (visión), cuál es su razón de existir (propósito), qué reputación quieres forjar. No importa si son 3, 10 o 20 personas. Tener claridad en estos temas es tan importante como un plan de negocios. Si ya eres un negocio con 1 o más años de operación, auditar tu reputación interna es un paso clave, pues te dará elementos para entender el contexto y las circunstancias actuales que “viven” tus empleados, y qué tan largo es el camino que tienes que recorrer para alinear la experiencia que tienen contra la imagen que deseas.

3-Define los beneficios que ofreces

Los beneficios se definen en tres rubros: 1) Económicos: ¿Mis empleados tienen un sueldo menor, igual o mayor respecto al mercado?  2) Profesionales: ¿Qué desarrollo profesional pueden alcanzar trabajando para mí y cómo los apoyo a que alcancen su mayor potencial?  y 3) Funcionales – sociales: ¿Flexibilidad vida-carrera? ¿Qué tipo de ambiente laboral ofrezco? ¿Cómo su trabajo contribuye a la sociedad?

4-Construye tu propuesta de valor como empleador

EVP por sus siglas en inglés: Employer Value Proposition. Este es el discurso en marketing para construir con base en los puntos 2 y 3: ¿Qué le ofreces a una persona cuando entra a trabajar contigo? Será el discurso a utilizar en tus procesos de reclutamiento y retención.

5-Define la ruta de experiencia del empleado

Y porque a las palabras se las lleva el viento, tu EVP tiene que estar bien amarrada con acciones, comportamientos y procesos que soporten que como empleador eres quien dice ser ¿En qué consiste “la ruta”? En mapear los momentos en los que tu empleado genera una impresión de ti como empleador, esta va desde el primer contacto (página web, feria de reclutamiento, la descripción de vacantes en páginas de búsqueda de empleo) hasta el momento en que deja la compañía, e incluso el contacto que quisieras tener con ellos después de su partida. Para cada uno de estos momentos debes definir: ¿Quiénes participan y qué valores de la empresa deben transmitir? ¿Qué procesos corren en esos momentos? ¿Qué herramientas lo soportan? ¿Cuáles son las reglas de trato para las diferentes circunstancias que puedan presentarse?

6-Qué procesos requieres mejorar

En el ejercicio del punto anterior, ¿hay algo que no tienes, quieres reforzar, o bien lo tienes tercerizado y no sabes cómo se está ejecutando? Asesórate, investiga y actúa. Qué tipo de procesos normalmente están incluidos en la ruta: Reclutamiento y selección, compensación, capacitación, comunicación interna, responsabilidad social corporativa, evaluación de desempeño, innovación, procesos para toma de decisiones.

7-Comunica, mide y cierra gaps

Employer Branding es un proceso vivo y constante. Los indicadores que puedes implementar son: nivel de confianza, sentido de comunidad, nivel de valores organizacionales trasladados en acciones, satisfacción laboral, motivación, compromiso y perfil de reputación. Este tipo de indicadores idealmente se miden de forma anual. Una medición más corta dependerá del tamaño de tu empresa y de la movilidad de tus empleados (su lugar de trabajo es fijo o mayoritariamente móvil)

8-La mentalidad del líder como elemento estrella

1-Si terminaste de leer esto y ya estás pensando: -soy muy chiquito para aplicarlo-. Pues ya estamos mal. Te aseguro que no comenzaste tu aventura de emprendimiento pensando que sólo venderías lo mínimo. Crecer requiere que tus esfuerzos los dirijas a constituirte como un grande y esto incluye el elemento más importante: que la gente crea en tu propósito y se comprometa a construir contigo.

2-Un líder está para habilitar a sus empleados. Como líder debes proveer una ruta de acción clara (a dónde va tu compañía, qué resultados se esperan del negocio y de los empleados) y las herramientas necesarias para que la gente cumpla las expectativas que solicitas (ya sean procesos, tecnología, guía, capacitación). Y sobre todo: confiar en su talento y capacidades (por algo los contrataste), alentarlos en el camino y compartir tu visión.

Mariana es tiene casi una década en el mundo de la consultoría, ha trabajado en diversas industrias de la mano de consultores de TI, cadena de suministro, procesos comerciales y desarrollo organizacional. Si quieres saber más de ella síguela en Twitter como @marianamarlene