Emprender sin morir en el intento

| - Victoria147 29 diciembre, 2014

 

Emprender sin morir en el intento-INT_139733134

Emprender una empresa es una situación que cada vez más personas a nivel mundial están experimentando. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México existen aproximadamente más de cuatro millones de empresas, de las cuales el 99.8% son Pymes. Las pequeñas y medianas empresas generan la creación del 72% del empleo en el país e impulsan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, ¿cómo saber cuándo es el momento indicado para emprender?, ¿cuál es el proceso que uno debe de seguir para abrir una empresa? En pocas palabras, cómo emprender sin morir en el intento.

Jorge Soto, Director general adjunto de innovación cívica en la coordinación de estrategia digital nacional de la oficina de la Presidencia. y Fellow de Victoria 147, destaca que en México cada vez es más frecuente ver a gente emprendiendo un negocio, sin embargo, existe aún huecos de conocimiento en la etapa temprana y la generación de empresas y startups. Por un lado, un emprendedor no tiene en ocasiones la experiencia para convertir una idea en un producto y luego llevarla al mercado ni para hacerlo sostenible y escalable. Por otro lado, gran parte de quienes están invirtiendo en startups en México nunca fueron emprendedores que realmente triunfaran o fracasaran con sus empresas y eso hace difícil entender los riesgos y el valor agregado, más allá del dinero que traen a la mesa. El modelo de incubadoras o plataformas de aceleración, como Victoria 147, tratan de resolver ese hueco de conocimiento cuando proveen no sólo espacio de oficina sino mentoría, seguimiento e inversión en algunas ocasiones.

Las personas que desean emprender, deben comenzar a pensar en explorar qué problema quieren resolver en lugar de seguir pensando en qué idea construir.

Para ello deben:
1. Validar el problema: ¿quién necesita esta solución?, ¿existe un mercado dispuesto a pagarlo?
2. Encontrar un producto y mercado: identificar si el producto que se propone tiene mercado y cuál es. Esto puede significar decirle que no a algunos clientes y decirle que sí a otros.
3. Escalabilidad: una vez que identificado el mercado, el producto se escala y se perfecciona con base en nuevas oportunidades y retroalimentaciones.

Todos podemos emprender, lo importante es tener en cuenta que lo que determinará si tu empresa va a poder despegar de manera exitosa y sostenible es: 1) ser una oportunidad de mercado validado con clientes dispuestos a pagar dinero, tiempo y atención por un producto o servicio; y 2) ofrecer un producto o servicio que satisfaga esa oportunidad; comenta Soto, Fellow Victoria 147, y además agrega que el éxito del emprendimiento no se debe medir por el número de startups o empresas que se están creando. Lo que se debe de medir es el aporte real al desarrollo económico del país, la cantidad de nuevas invenciones, la creación y conquista de nuevos mercados y la replicabilidad de ideas y empresas mexicanas en otros países.