Enemigo en casa

| - Victoria147 4 febrero, 2015

enemigo-casa_INT_161399066

A veces, el miedo al qué dirán puede incapacitarnos a hacer o decir algo que sabemos a la perfección.

 

Todas, sin excepción, hemos vivido una situación similar. ¡Sí, aunque te consideres la más “aventada” del planeta! Lo peor es que en ocasiones esto ha propiciado que dejemos pasar buenas oportunidades, causemos una pobre impresión ante alguien o no nos permitamos obtener algo más. Triste, ¿no?

El miedo a hacer el ridículo ante los demás y a equivocarnos es normal, podría decirse que es parte del instinto de supervivencia. Pero el nivel en que éste nos detiene a actuar o tomar decisiones deriva muchas veces de una falta de confianza en una misma o una baja autoestima.

Como mencionamos anteriormente, hasta la más “vivaracha” siente este temor o falta de confianza por lo que en este artículo les propondremos algunos consejos para que nunca más dejen pasar buenas oportunidades o dejen de hacer algo por no creer en sí mismas.

  1. Así soy yo. Busca un momento del día en el que estés sola y escribe en un papel lo que sientes, lo que crees que te limita a hacer algo (miedo al fracaso, al ridículo, al desconocimiento etc.), las habilidades que tienes, lo que te gusta y no de ti. El objetivo es que reflexiones sobre las cosas positivas que tienes y en las cuáles debes de trabajar más. Date cuenta que no hay mujer perfecta, aunque creas que a la vecina le sale todo bien, ella también tiene algo que la detiene.
  2. Déjalo ir. No te aferres al pasado. Como decía José José, “lo que un día fue no será” y nunca será. De las decisiones que tomaste y lo que hiciste en el pasado, toma lo bueno y aprende de los errores. Vivir anhelando cosas que antes hacías o cuestionando tus pasos no te dejará avanzar, al igual que vivir con pensamientos negativos. Emprendedora o no, debes tratar de vivir con una actitud positiva, créeme que esto te traerá más cosas buenas. Lo negativo siempre detiene, estanca y te hace sentir poco valorada.
  3. Con los pies en la tierra. Ya que sabes en qué eres buena, qué te gusta y en qué hay tarea por hacer, es momento de establecerte objetivos. Plantea en qué puntos trabajarás y evalúa el progreso que tengas. En ocasiones sirve probar actividades nuevas, como aprender un idioma nuevo, tocar un instrumento o inclusive meterte a algunas clases de actuación o cocina, algo que te llame la atención y en la cual puedas desarrollar habilidades como liderazgo, hablar en público, cuidado al detalle, concentración, confianza, entre otras.
  4. Apapáchate. Todas necesitamos nuestra porrista personal y que mejor que seas tú. Por cada logro, reconoce tu esfuerzo. Consiéntete y felicítate, saber que has hecho algo bueno ayudará a aumentar la confianza en ti.

 

Recuerda, como emprendedora ya tienes un sinfín de cosas en mente que debes de llevar a cabo y no tenerte la suficiente confianza te convierte en tu peor enemigo. Así que deja ya de ser tú quien sabotea tus proyectos. Practica estos consejos y conviértete en tu mejor aliado.