Envejecimiento de la piel

| - Marimar Guerra 10 diciembre, 2015

envegecimiento piel INT

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que la calidad de piel está en los genes y que si tu madre tiene arrugas probablemente tú también las tendrás? ¿Estamos genéticamente sentenciados a tener una piel arrugada, hagamos lo que hagamos?

 

Por Marimar Guerra

Es cierto que los genes tienen un peso importante en el aspecto de nuestra piel y en cómo evoluciona ésta con el paso de los años, pero no es el único factor a tener en cuenta. De hecho, se sabe a ciencia cierta que los genes controlan un 25% del proceso de envejecimiento, lo que deja el 75% restante en nuestras manos. Dicho esto, sobra decir que no sirven las posiciones conformistas tipo “es que mi piel es así” o “mi madre también tiene muchas arrugas, qué le voy a hacer”.

Ese 75% tiene un peso importantísimo como para tenerlo en cuenta. El proceso de envejecimiento se debe, en gran medida, a nuestro estilo de vida y a las variables que influyen directamente sobre este proceso así que no tenemos ninguna excusa.

¿Cuáles son las variables a tener en cuenta?
La piel es un espejo de cómo estamos por dentro así que si queremos mantener nuestra piel joven, fresca y libre de arrugas debemos empezar por llevar una higiene de vida adecuada. El sol, la contaminación, el estrés, una alimentación inadecuada, el alcohol, el tabaco, la falta de descanso, no utilizar productos cosméticos o utilizarlos de manera errónea… todo esto deja huella en nuestra piel.

¿Los cosméticos antiarrugas son realmente efectivos?
Está demostrado que los cosméticos funcionan. Su uso correcto, mantenido en el tiempo, nos asegura luchar frente a las arrugas y retrasar su aparición, pero no pueden mantenernos jóvenes eternamente.

La mejor manera de tratar una arruga es evitar que aparezca. Esto significa que no debemos empezar a preocuparnos por ellas cuando ya han hecho acto de presencia, sino que lo mejor es utilizar los cosméticos como preventivo. A partir de los 30 años es clave utilizar diariamente un cosmético anti arrugas para atacar el problema desde su inicio, así obtendremos unos resultados mucho más satisfactorios.

La piel de los 60 se hace a los 30, de manera que tendrás que esperar para ver los frutos. Lo importante es que seas constante con tus rutinas cosméticas y que hagas que sea un momento placentero para que no te dé pereza ser constante; el día de mañana lo agradecerás.

Por otro lado, aunque los tratamientos anti arrugas deben empezar en la treintena, los especialistas aconsejan hidratar la piel a diario durante toda la vida desde la infancia, para asegurarnos de que se mantenga su elasticidad y esté protegida frente a los agentes externos. De hecho, en las consultas pediátricas se hace mucho hincapié en inculcar el hábito de la hidratación diaria complementaria a la higiene de los bebés y niños pequeños para mantener la piel en perfecto estado.

¿No quieres arrugarte? Toma el sol con moderación ¡Y usa siempre protector solar!
Como ves, no nos cansamos de decirte que el sol es uno de los principales motivos de envejecimiento cutáneo. Esto significa que aunque estés genéticamente predispuesta a tener una piel de revista, si te pasas con el sol, obtendrás una piel prematuramente envejecida.

La radiación solar dispara la oxidación celular provocada por los radicales libres, que es uno de los desencadenantes del proceso de envejecimiento. Así que toma el sol con precaución y de forma moderada si quieres mantener una piel joven y libre de arrugas.

Acércate a Medae. Diseñaremos un tratamiento especialmente para ti, de modo que te veas radiante y espectacular.