Errores típicos que cometemos con nuestra imagen

| - Victoria147 29 enero, 2015

MEJ_Imagen Profesional-INT_98093696

Cuando se habla de imagen profesional se suele pensar en el aspecto físico de las personas y sobresale la frase de “no hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”. Aunque es muy cierta ya que la primera imagen puede abrir o cerrar una puerta en segundos, la imagen profesional va más allá de cómo esté vestida y arreglada una persona.

Se trata de la percepción que otros tienen de una persona como resultado de su desempeño profesional, el cual depende más que nada de su comportamiento laboral y no tanto de su apariencia o imagen personal.

Tener una buena imagen profesional es muy importante para el éxito de los negocios, ya que no sólo envuelve a la persona, sino que ayuda también a la empresa al mejorar la calidad, estimular la productividad y dar valor.

La clave para lograrlo es conocer y aplicar correctamente los protocolos que existen para los negocios, que incluyen el saberse comportar en un ambiente profesional siendo amable, cortés, eficiente y productivo tanto en el trabajo individual como en las relaciones personales.

Ser impuntual o decir algo y no cumplirlo son sólo algunos de los errores que frecuentemente se cometen. A continuación te mostramos una lista con algunos de ellos para que la revises y te des cuenta si cometes alguno de ellos, lo cambies para que tu imagen profesional sea positiva y te abra puertas:

  1. Maquillarte frente a otros.
  2. Hablar con groserías.
  3. Mascar chicle.
  4. Morderte las uñas, tenerlas mal pintadas y no bien cortadas.
  5. Escribir con faltas de ortografía o redacción.
  6. Decir secretos frente a otras personas.
  7. Usar el teléfono celular.
  8. No regresar llamadas o responder correos.
  9. Entregar tarjetas de presentación maltratadas.
  10. Olvidar dar las gracias y pedir las cosas por favor.
  11. Dar un saludo de mano débil o muy fuerte.
  12. No corresponder a un saludo de mano.
  13. Poner a alguien en espera en el teléfono o en altavoz sin su autorización.
  14. Utilizar la cuenta de correo del trabajo para asuntos personales.

 

Recuerda que tu imagen profesional es un diferenciador que puede lograr que destaques y que las personas depositen en ti su confianza en todo momento.