Y tú, ¿Tienes maestría en excusas?

| - Toni Torres 24 febrero, 2015

mentiras-INT_161378441

 

El éxito lo logran quienes han dejado a un lado las excusas y si quieres triunfar, elimina de tu mente y tu diccionario las excusas.

 

Las excusas nunca faltan y jamás sobran, desde que somos niños aprendemos a inventarlas, desde cómo justificar el no haber hecho la tarea hasta el porque llegamos tarde al trabajo. Desde mi punto de vista, es una forma sutil de evadir responsabilidades o no querer afrontar realidades.

Todas las excusas buscan justificar algún tipo de “error” que hemos cometido o que estamos cometiendo. El ser humano por naturaleza teme a ser señalado o criticado, por lo que muchas veces es más fácil poner un sinfín de pretextos y excusas para justificar alguna situación, un fracaso, un tropiezo o simplemente hasta para cumplir con nuestra palabra.

En la medida que conozco a más personas, observo que muchas de ellas han perdido su sentido de vida e incluso han dejado de luchar por sus sueños por hacer de las excusas, sus mejores aliadas. Esta actitud puede ser consciente o inconsciente. Curiosamente, lo único que todas estas excusas parecen tener en común es que logran su cometido: que las personas se queden estancadas, que se autosaboteen e incluso que hagan de éstas un estilo de vida.

Las excusas parecen ser un tipo de enfermedad que no nos permite avanzar, nos atrapa e incluso muchas veces se vuelven nuestras compañeras de vida, con los años he descubierto que el mejor medicamento para atacarlas consiste en simplemente dejar de ponerlas y asumir la responsabilidad de cada una de nuestras acciones y de nuestros resultados. Nadie es responsable de nuestras vidas, cada uno es responsable de SU vida.

Todos conocemos a alguien que vive echándole la culpa a los demás e incluso a la propia vida por sus fracasos y que nada le sale bien y seguramente trataste de ser su salvador y no hubo manera de sacarlo a flote. Yo jugué ese papel por muchos años y lo único que aprendí fue que el poder de la decisión y el cambio está en uno mismo.

Hoy en día cuando alguien comenta que no tiene tiempo ¿en realidad le puedes creer? Quizá no lo tiene para lo que no le interesa, porque cuando hay interés haces hasta lo imposible para sacarle al día 28 horas. Hasta para las redes sociales, todos tenemos aunque sean 30 segundos para poner un tweet o actualizar el muro de Facebook.

Si te das cuenta que estás por graduarte de la maestría en excusas, haz un ALTO y elimínalas por completo de tu vida. Recuerda que todo triunfador y soñador es LIBRE DE EXCUSAS.