Inversiones inteligentes a largo plazo

| - ArCcanto 17 agosto, 2015

inversion largo plazo INT

En medio de una etapa de crecimiento en mi empresa ¿cómo debo jerarquizar mis proyectos de largo plazo para invertir en ellos de manera inteligente?

Por José Luis Garibay Colunga

Una empresa en constante crecimiento inevitablemente se verá orillada a invertir en proyectos de largo plazo, pues el propio crecimiento le exigirá que amplíe la capacidad productiva, que compre más unidades de transporte, que empiece a desarrollar tecnología, etc. El objetivo de este artículo es desarrollar una base para la toma de decisiones y la jerarquización de los proyectos de largo plazo de una persona moral.

Es fundamental tomar en cuenta que el análisis para la toma de decisiones deberá englobar a la empresa como un todo, es decir, la decisión de invertir en un proyecto de largo plazo afectará inevitablemente la flexibilidad de la empresa en el corto plazo. Específicamente en etapas de crecimiento la empresa se enfrentará a una necesidad de mayor capital de trabajo, producto de un volumen mayor de ventas, este aumento en ventas debería (si la única variable que modificamos son las ventas) de otorgarle mayor capacidad de pago y endeudamiento, por lo que a su vez le dará a la empresa la posibilidad de financiar proyectos de largo plazo.

Sin embargo, es necesario dividir los proyectos de inversión de largo plazo en las siguientes categorías:

  • Los que generarán un aumento en utilidades (productivos).
  • Los que sólo son una inversión como ahorro.

La estrategia a seguir para decidir cuándo es el momento adecuado para cada uno de los distintos proyectos de inversión es hacer conciencia del camino que tomará la empresa en los próximos años. Si hay una proyección de crecimiento acelerado (dos dígitos) para los siguientes años es preferible darle prioridad al capital de trabajo, posteriormente a los proyectos productivos y por último a los proyectos de inversión como ahorro.

Como se mencionó anteriormente la decisión de tomar un financiamiento de largo plazo afecta inevitablemente la capacidad de endeudamiento y pago de una empresa, razón por la que se deben jerarquizar de esta manera los proyectos de inversión.

Todos estos puntos son decisivos al momento de tomar créditos de corto plazo, i.e. para capital de trabajo (sueldos, insumos, etc.), pues en una etapa de crecimiento el tener acceso a créditos para capital de trabajo es indispensable, ya que la falta de los mismos podría implicar dejar pasar oportunidades de negocio y no explotar al 100% el potencial del mercado.

Para ejemplificar lo descrito en este artículo usaremos el caso de una empresa con crecimientos en ventas del 20% anual, con acceso a una máquina que le permitiría aumentar su capacidad de producción y por ende ampliar su crecimiento en ventas anual, y también con la oportunidad de comprar las oficinas en donde está su área administrativa.

En definitiva esta empresa debería enfocar sus esfuerzos primero a solucionar su acceso al crédito de corto plazo para así asegurar poder soportar las necesidades crecientes de capital de trabajo debido a su crecimiento en ventas. Después debería decidir entre los proyectos de inversión:

  • Máquina que generará ahorros en el costo de ventas. La obtención de un crédito para este fin le da la oportunidad de generar ahorros en el corto plazo y a largo plazo.
  • Oficinas que actualmente está rentando. La obtención de un crédito para este fin le da la oportunidad de generar un valor patrimonial al largo plazo.

La compra del bien inmueble no es una mala decisión, simplemente hay que hacer una correcta valoración de las estrategias que seguirá el negocio pues el adquirir la maquinaría daría la oportunidad de crecer la empresa mucho más rápido y por ende que los inversionistas tengan un retorno sobre su inversión mayor. Esto a su vez de la posibilidad de que estos inversionistas generen un nuevo negocio inmobiliario que conserve el valor patrimonial.

Este estudio deja muchas variables intactas para facilitar la comprensión del ejercicio, en definitiva no es una mala decisión el generar valor patrimonial pero si hay que tomar en cuenta el momento, la visión del negocio principal, la forma de operar y las expectativas para el siguiente par de años.