Juegos mentales

| - Victoria147 19 enero, 2015

Juegos mentales-INT_21419911

Cuando iba en la prepa y en la universidad recuerdo que no era necesario tomar apuntes de todo, mi memoria funcionaba a la perfección. Pero ahora que tengo más responsabilidades siento que la memoria me está jugando sucio. ¡Vamos, no es que tenga 100 años!

Alguna vez leí que el cerebro es como un músculo que debemos ejercitar y trabajar continuamente o perderá fortaleza, por así decirlo. A esto añádele que ya no sólo tienes como responsabilidad estudiar y recordar el teléfono de tus amigas, siendo emprendedora tienes más actividades por realizar que requieren tu total concentración para tomar la mejor decisión.

Si no me crees, detén la lectura en este momento, cierra los ojos y dime cuántas ideas vinieron a tu mente. ¿Miles, verdad? y seguro no todas fueron sobre tu empresa, algunas sin duda fueron sobre qué ibas a comer, las llamadas por realizar, la ropa para lavar, la visita al doctor y si eres mamá, la hora en la que debes de salir para no encontrar tráfico y recoger a tu hijo de la escuela para ir a la clase de música.

Muchas veces he escuchado a mujeres como tú, que sienten que el día no les rinde o que simplemente no recuerdan qué hicieron durante el día por la cantidad de actividad que tuvieron. Es como si tuvieran un blackout, y no recordaran nada de su día. A corto plazo esta situación puede propiciar estrés y ansiedad, pero a largo plazo causará problemas de salud y probablemente equivocaciones en la toma de decisión por no tener claros los detalles o necesidades.

Antes que a te juegue sucio tu memoria, te invitamos a seguir esta serie de ejercicios que ayudarán a que tu cerebro siga funcionando a la perfección.

Querido diario. Jack Dorsey, director de Twitter, mencionó alguna vez en una conferencia que él acostumbra escribir por las noches todo lo acontecido durante el día. Esto le permitía ver en qué había trabajado, los puntos buenos de su día y los pendientes que quedaban. Le daba claridad sobre en qué trabajar, qué darle “carpetazo” y en qué pedir ayuda pues él solo ya no podía solucionarlo.

Listas. Acostumbra a hacer una lista de pendientes y tareas pendientes para tu día. Una vez que lo tengas escrito, establece qué prioridad tiene cada una y ponles una fecha máxima de ejecución. Esto permitirá que puedas organizarte mejor y dejes de sentir que el tiempo te come y no avanzas en tus actividades.

Toma nota. Cuando vayas a una reunión, no olvides llevar un cuaderno (o una tablet) para tomar nota de lo que se está hablando. No es que tengas que tomar apunte tipo escuela (si te sirve para no dormirte o distraerte ¡hazlo!), pero sí de los puntos más importantes y sobre todo de los acuerdos, tareas por hacer y fechas de entrega.

Agenda. No importa en qué formato la quieras llevar, pero siempre ten contigo una agenda de las citas y fechas importantes. De esta manera sabrás realmente de tu tiempo disponible. Como recomendación, escribe también las reuniones con las amigas, la cena con tu novio, las actividades de tus hijos, las clases a las que estás inscrita y la hora de gimnasio que realizas; pues son horas de tu día que debes de respetar y sobre estas adaptar el resto del día. Aquí es importante también que pongas las fechas de entrega de proyectos y de cumpleaños, así nunca quedarás mal.

Come y duerme bien.  Es probable que no lo consideres como una prioridad, pero ambos son vitales para que tu cerebro siga funcionando bien. Dale a tu cuerpo comida sana que le ayude a energizarse, tener los nutrientes adecuados y a tu cerebro dale un empujoncito con suplementos que lo beneficien y sobre todo con el descanso necesario para que se regenere. A tu cuerpo no lo engañas, si necesita una pausa te lo hará saber. Así que aprende a escucharlo y a cuidarlo.

Juego de palabras. Aquí vamos a juntar varias actividades como leer, resolver crucigramas, sudoku y hasta sopa de letras. Esto te ayudará a ser más ágil al momento de pensar y recordar. Inclusive, aprender un idioma o bien practicar matemáticas simples activan tu cerebro.

Gateo cruzado. Toca tu rodilla izquierda con el codo derecho y viceversa. Esto te ayudará a activar el cerebro para mejorar la capacidad media visual, auditiva, kinesiológica y táctil. Además favorece la concentración y mejora los movimientos oculares y la coordinación.

Al infinito. Usa tu dedo índice como si fuera un lápiz para dibujar el símbolo del infinito de manera horizontal (o bien hazlo en un papel). Debes iniciar del centro y después ir hacia la izquierda para terminar luego por la derecha. Esto te ayudará a estimular tu memoria y a la comprensión.