La Capilla Sixtina en México

| - Chantal Stoopen 5 agosto, 2016

migue-angel

No tienes que viajar hasta Roma para conocer la Capilla Sixtina, Chantal Stoopen te cuenta su experiencia al conocer esta increíble réplica de la Obra de Miguel Ángel en CDMX.

 

Por Chantal Stoopen 

“La verdadera obra de arte no es más que una sombra de la perfección divina”, se atrevió a decir Miguel Ángel Buonarroti, y los frescos que pintó en la Capilla Sixtina son su mejor ejemplo, pues plasma la devoción más pura y la fe más entregada que yo haya percibido.

Escultor, pintor y arquitecto italiano, fue gran figura en el Renacimiento. Su mente para mi estaba en otro plano, tanto espiritual como artístico. El arte de Miguel Ángel se denominaba como Terribilità, pues lograba gran expresión, fuerza e incluso ira en sus obras. Se dice que él mismo era así; temperamental, apasionado, simplemente un genio.

Tuve la oportunidad de estar en el Vaticano, pero lamentablemente la Capilla Sixtina estaba cerrada y no pude conocerla. Por más que leía y veía imágenes, no me satisfacía, yo necesitaba apreciar esta obra físicamente. En cuanto escuché que la Capilla Sixtina vendría a CDMX me propuse visitarla y debo decir que llenó mis expectativas completamente. Se ganó toda mi admiración y me erizó la piel.

Junto al Monumento de la Revolución se encuentra la réplica de la Capilla Sixtina, con un sistema de entradas bastante organizado, aunque no deja de ser cansado y tedioso por la cantidad de gente que quiere acceder. Yo no iría con niños pequeños, ya que permiten pasar carriolas, pero cerradas, y se vuelve un recorrido muy cansado. Niños arriba de 6 años está perfecto.

En la página de la Capilla puedes hacer tu reservación en el horario que mejor te convenga, tienes que estar una hora antes y canjear esta reservación por tus boletos, ya con tu reserva impresa te formas cinco minutos previos a la hora que elegiste en la fila destinada a tu horario y listo. A partir de este punto, serán unos 30 minutos de recorrido en la fila para por fin llegar a una antesala con dos pantallas donde te explican la historia de Miguel Ángel y su relación con los Papas que le encargaron este inmenso trabajo. Un video bien hecho que te prepara y motiva para lo que te espera detrás de una pequeña puerta. Esta puerta es la entrada de los Cardenales a la capilla real, por lo tanto nunca tendríamos oportunidad de pasar por ella, aquí lo hacen para hacerte sentir que eres la razón principal por la cual la capilla está en la Ciudad.

 Con un juego de luces interactivas te van enseñando cada uno de los frescos de las paredes Sur, Norte y Oeste. Así como la bóveda a 22 metros de altura, la cual fue el primer encargo para Miguel Ángel con los profetas y escenas del Génesis, hay más de 300 figuras donde se muestra La Creación, El Jardín del Edén y El Diluvio Universal.

Dejando para el final el altar de la pared del lado Este, donde se encuentra El Juicio Final, me pareció realmente impactante. Las almas se elevan y descienden al ser juzgadas por Cristo, proyectando temor y respeto, rodeado de cuerpos desnudos que en su época causaron conmoción. Para Miguel Ángel era la muestra más simple del desprendimiento de la carne, de lo mundano, de los tabús, de lo carnal, del final de la vida. Incluso se pintó a sí mismo como un pedazo de piel que cuelga, sabiendo que su vida culminaría pronto.

Pensar que alguien en el siglo XVI tenía esta apertura de pensamiento, que se dejó revolucionar por sus propias ideas, que trabajó con la razón como fuente del conocimiento y encontró su verdad a través de sus reflexiones e investigaciones. Es el más puro ejemplo de la transformación que trajo el Renacimiento en las artes, ciencias, letras y formas de pensar.

Al terminar el recorrido conocimos a Gabriel Berumen, Director y Productor, quien junto a Antonio Berumen Director General, lograron este proyecto. Nos explicó que fueron más de 170 noches para concluir el levantamiento de 2 millones 700 mil fotografías digitales que imprimieron en los lienzos que están montados en una de las estructuras para logran aparentar los muros de la capilla. También nos contó que artistas mexicanos hicieron el altar y el coro, así como el marco que divide la sala principal de la antesala, donde ese encuentra la puerta de Cardenales. El Cristo y la silla Papal fueron donadas por un escultor de Guadalajara, mientras que los uniformes de la Guardia Suiza fueron donados por el Vaticano.

Gabriel nos inspiró con a historia y esfuerzo detrás de este proyecto que es totalmente gratis, esto con la intención de llegar a la mayoría de los habitantes. Planean una gira por el interior de la República antes de llevarla a Estados Unidos. Es un orgullo que un proyecto tan ambicioso se haya realizado por mentes mexicanas, intentando solamente elevar los niveles culturales y las experiencias que el arte y la historia te aportan. Acercándote a la perfección divina como lo dijo Miguel Ángel.

 Capilla Sixtina en México

Plaza de la República, Col. Tabacalera.

Hasta el 31 de agosto

Sin costo

Estacionamiento subterráneo por la calle Gómez Farías o Vallarta.