La fuente inagotable de la creatividad

| - Victoria147 23 enero, 2018

Redescubrir este mundo interior y unirlo a nuestro emprendimiento es lo mejor que puede pasar, entonces estarás contando una historia irrepetible y por lo tanto original.

Por Verónica Madrigal, fundadora de mekishico.com

 

Comenzaré por citar a Salvador Dalí en una entrevista con Zabludovsky que al preguntarle de dónde provenía su genio, éste responde:

“¡Cosmogonía! El sistema de un cosmos, la concepción de un cosmos. Dalí tiene una concepción del cosmos completamente original. Mi genio está en mi propia cosmogonía.”

Me llevó años entenderlo, aunque investigué el significado de la palabra mi cerebro simplemente no abrazaba la idea de cómo aplicarlo en lo que estaba haciendo.

Mi teoría es que la mayor parte del tiempo menospreciamos lo que somos capaces de hacer bien, es decir, no nos damos el crédito justo. En otras ocasiones, tratamos de imitar a alguien que admiramos y calificamos de genio, pero nuestra habilidad no es igual. Dalí para algunos será fabulosos, para otros no, pero lo que sí es que siempre estará su esencia presente en sus creaciones. Y es que con los años lo que entendí es que él descubrió ese mundo mágico interno, en el cual se sentía cómodo y convivía con su esencia al crear. ¡Claro! Todo ahora tiene sentido, pues es su mundo y pone las reglas. No habrá nadie que lo contradiga y más bien querrá entrar y conocer esa dimensión que creo entre su arte y su mundo, presentando su cosmogonía.

Esto es lo que tenemos que buscar en cada una de nosotras. No es infantil o falta de madurez regresar y platicar con esa niña que soñaba con ser pintora, hacía ropa para sus muñecas, platos de tierra, capturaba insectos. etc… Estas actividades en su momento eran las expediciones a este mundo que forma nuestra cosmogonía.

Redescubrir este mundo interior y unirlo a nuestro emprendimiento es lo mejor que puede pasar, entonces estarás contando una historia que sólo tu conoces, irrepetible y por lo tanto original. No tiene que parecerse a la de nadie más e irá evolucionando con los años, conforme más la cuentes y tengas mayor experiencia. Ahí está la fuente inagotable de tu creatividad.

Aunque todo este proceso es mental, puedes hacer notas o bocetos de este mundo pero necesitarás revisar los detalles “técnicos” para que salgan correctamente expresados a la hora de convertirlo en un emprendimiento.

Accesa a tu mundo
¿Cómo se descubre? ¿Dónde está la puerta? Pon atención a lo que haces cuando ya te urge huir de tus horas laborales. Platica con tu familia qué hacías de pequeña si ya no lo recuerdas. Comienza a observar cada acción que hagas dónde el tiempo se va volando o estás consciente de un placer genuino. Puede ser una sola acción o varias que se pueden conjuntar. Escúchate y medita al respecto.

Conoce tus habilidades 
¿Realmente en qué eres buena? Primero reconoce que habilidades posees. ¿Cómo? Aquellas que las personas que te rodean normalmente te describen. Si ya estás consciente de ellas, mejor aún. Piensa en qué punto de tu emprendimiento puedes intervenir para que quede tu esencia totalmente impregnada.

Busca otros talentos
No siempre seremos perfectas en todo. Así que cuando detectes otras habilidades que no tienes en ti, busca quién lo haga y se vea que lo disfruta. Estas personas deben ser parte de tu equipo. No debes frustrarte por no poder hacerlo. Aquí lo importante es que tu mundo salga a la vista de todos.

Por último, te dejo un ejercicio para que calientes tus músculos mentales y logres que tu mente comience a responder a tus deseos. Debes saber que nuestra mente está compuesta por músculos que generan el pensamiento lógico, metafórico, crítico, verbal y visual. Y, como todo, debe ejercitarse para ser más fluido en ideas, pensamientos, visualizaciones, etc.

Calentamiento
Responde lo siguiente:
¿Cuál es la última idea que tuviste?
¿Cuáles son las cinco cosas más creativas que has hecho en tu vida?

Músculos metafóricos
Rellena los espacios.
El agua es a un barco como_____ es a los negocios.
La ansiedad es a __________como_________es a_____________.

Innovación
¿Cómo le harías?
Diseña un nuevo cuerpo humano.
Idea un deporte de equipo que exija 2 pelotas.

Músculos sintéticos.
Mezcla tus modos de percepción.
¿Cómo huele la palabra participar?
¿Qué tacto tiene el número siete?

Te recomiendo la lectura de Aprender a generar ideas de Fabio Gallego para entender cómo funciona nuestro cerebro y seguir practicando.

Y recuerda: no hay mejor historia que tu propia historia. Así que a experimentar esa cosmogonía.

Veronica Madrigal//diseñadora gráfica egresada del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Guadalajara, cofounder de la comunidad GeekGirlsMx y empresaria en mekishico.com@veromadrig