La Paola Diet

| - Maria Santarini 20 abril, 2016

dieta paleo INT

Con un viaje a la playa a la vuelta de la esquina ¿quién no se quiere un “bikini body” de envidia?

Por María Santarini Cabrera

Hace algunas semanas me armé de valor y pagué un viaje a la playa para dos. Después de semanas de buscar la mejor opción a un precio que no me dejara en la bancarrota, Interjet me salvó la vida y reservé cuatro días en un all inclusive en Huatulco. Acto seguido entre en pánico.

Nunca he hecho una dieta seria, pero mi mamá siendo nutrióloga, desde chica todas las comidas en mi casa han estado basadas en el plato del buen comer. El problema es todo lo que como fuera de mi casa (ahem… papitas… ahem). Entonces, con la motivación de pasar cuatro días en paños menores, decidí acudir a la persona más flaca que conozco: mi hermana.

Paola lleva más de un año haciendo crossfit y siguiendo una dieta seudo-paleo. Como buena crossfitera ha tratado de convertir a cualquier persona que se cruce en su camino (especialmente su hermana, que no ha hecho ejercicio en dos años), entonces no me sorprendió ni tantito que saltara ante la oportunidad de darme su dieta con menús para todas las comidas de la semana.

Obviamente no la seguí al pie de la letra, pero hice cambios importantes a mi dieta que enlisto a continuación a manera de consejos:

  1. Reduce tu ingesta de carbohidratos. Mi desayuno y cena estaban basados en pan, los cambié por proteína (paleo como dicta la Paola Diet).
  2. Bajo ninguna circunstancia se te ocurra ir por un business lunch al EMILIO en Polanco.
  3. Si se trata de un contacto importante que está insistiendo en llevarte a comer, NO des la maravillosa idea de pedir croquetas de cochinita pibil para el centro (vas a terminar comiéndote media orden porque su exterior crujiente y su interior perfectamente suave, aunados al sabor del axiote están para morirse).
  4. De ninguna manera decidas pedir los ravioles de foie gras con salsa de hongos (nadie quiere pasar por la vergüenza de pedir una cuchara para terminarse toda la salsa después de embutirse un plato con la perfecta combinación de sabores acompañados de una botella de vino de Casa Madero).
  5. NO, en serio no, dejes que te tuerzan el brazo para pedir postre (aunque este se trate de un torrija con salsa de chocolate y helado de vainilla).
  6. Toma entre dos y tres litros de agua diarios.