La lactancia materna y el regreso al trabajo: ¿se pueden combinar?

| - Carmen Ortega 8 octubre, 2015

lactancia INT

Soy una creyente apasionada de la lactancia al seno materno, amamanté a mis hijos durante dos años y cuatro meses en total y entiendo que, cuando tienes un bebé y quieres o tienes que regresar a trabajar, la perspectiva de regresar a la vida laboral puede parecer una contraindicación para la lactancia.

Por Carmen Ortega

¿Es posible ser una mamá profesionista y alimentar a un bebé exclusivamente al seno materno? No sólo es posible, sino que estoy segura que encontrarás que, a cambio de un poco de esfuerzo y planeación de tu parte, obtendrás grandes ventajas, por ejemplo:

  • El trabajo puede parecer un distanciador entre tu hijo y tú y la lactancia materna ayuda a mantener fuerte el lazo entre ustedes. Recuerda que lo más importante no es la cantidad si no la calidad de tiempo que pasan juntos.
  • Se han hecho algunas encuestas en las que se ve claramente que el lactar a tu bebé al seno materno tras haber regresado al trabajo favorece tus actividades laborales puesto que los niños alimentados al seno materno suelen ser más sanos lo que a su vez provoca menos ausencias al trabajo y mayor productividad.

¿Cómo organizarte?
Como para muchos otros aspectos de la maternidad, para este no hay reglas. Tú y tu bebé irán encontrando la forma de acoplarse a esta nueva etapa en formas muy diferentes. Algunos bebés aceptan muy bien la alternancia pecho-biberón y otros más bien ajustan su horario con mayor frecuencia durante la noche y tan sólo lo necesario mientras no estás presente.

También puedes acomodar los horarios de forma que dar pecho sea lo último que hagas antes de irte a trabajar y lo primero al llegar, y si trabajas medio tiempo, esto significará que tu bebé sólo tomará un alimento en tu ausencia, o a lo mejor tu trabajo y el lugar donde lo dejas están muy cerca y puedes arreglar con tu jefe que te permita salir una o dos veces al día a amamantar; otra forma es que quién cuida de tu hijo lo lleve a tu lugar de trabajo a las horas de sus tomas. Si tus horarios de trabajo te obligan a estar ausente durante muchas horas seguidas, lo ideal es que te extraigas la leche a las horas que debería tomarla el bebé y la almacenes adecuadamente para podérsela dar otro día.

Cualquiera que sea la forma que te funcione a ti, esa será la mejor. Lo más importante es que tú te sientas tranquila y convencida de lo que estás haciendo y trabajar para lograrlo, sin importar si no sale siempre perfecto. La lactancia al seno materno puede ser una experiencia fascinante y tener una carrera profesional no te excluye de vivirla.