Líder, ¿eres o te haces?

| - Ana Perez Cristo 23 enero, 2015

lider-eresotehaces-INT_201863500 copia

Ser jefe o líder puede ser “el sueño” cuando estás estudiando una carrera o te preguntas a dónde quieres llegar en la vida. Después de estudiar en la Anáhuac y repetir constantemente el ser “líderes de acción positiva”, todo suena muy sencillo ¿Pero cómo saber qué tipo de líder o jefe eres? ¿sólo se puede ser jefe cuando se llega a una cierta edad? o ¿tu equipo debe estar conformado por personas más jóvenes que tú

Este año he tenido que ir respondiendo a estas preguntas y realmente han sido un gran reto y aprendizaje, personalmente me defino como una persona muy optimista y me gusta que “mi equipo” sea feliz.

Inicialmente creí que el gran tema estaba en delegar (nadie hace las cosas también como uno) pero noooooo.

El tener un equipo de trabajo implica mucho más que eso, partir tu cabeza en “x o y” partes, hasta ahora cuatro en mi caso, aprender a tomar decisiones, confiar, motivar, dar línea, escuchar, apoyar y, lo más complicado, saber dónde poner límites.

Me he dado cuenta que el “rol” de jefe que tenía la impresión de ser una figura amenazadora, es más una cuestión de poner límites, ser justo y trabajar a la par con tu equipo. El jefe no siempre tiene que tener la razón y claro que no esperamos saberlo todo, hasta ahora lo poco o mucho que he aprendido es que debes conocer tus límites, puntos débiles, fortalezas y así complementarte con tu equipo.

La comunicación es la base de todo, eso te permite saber con quién estas trabajando y dar libertad a tu equipo de hacer las cosas a su manera y tomar decisiones. Sé que aún tengo muchas “preguntas por responder” que iré aprendiendo en el camino, pero como un gran amigo me dijo un día, “Cada que es un paso para arriba en jerarquía, da dos en humildad”.

Ser jefa no es ser “la perra” o la “mala del cuento”, es cuestión de analizar las cosas de forma fría y tomar decisiones justas basadas en el desempeño de cada una de las personas que están a tu cargo.

Vale, te agradezco la paciencia y el que día a día me retes con tu seniority (eres un mujerón) que sin duda me pone a prueba, Sof MM verte crecer este año ha sido una gran satisfacción y eres una de las personas más sinceras y confiables que conozco, Sof VB me queda clarísimo que sabes agarrar el toro por los cuernos y afrontar cada uno de los retos que se te van presentando. Finalmente María, gracias por tu disponibilidad y actitud positiva aunque despistada y por enseñarme que el empezar a trabajar es más una decisión que un deber.

Para mí, más que sentir que he alcanzado “un sueño”, volverme líder de un grupo de mujeres que trabajan día a día por sus sueños, es salir de mi zona de confort y experimentar un mundo nuevo.