Manejo de estrés

| - Victoria147 30 enero, 2015

MB_Manejo de estrés-INT_112348469

Estar estresado es algo que se ha vuelto muy común hoy en día. Sin embargo, el problema, o el punto que debemos considerar, es que las altas cargas de trabajo pueden afectar tu salud y tu desempeño, tanto en tu vida profesional como en la personal.

Conocerte para saber cómo reaccionas ante situaciones estresantes o conflictivas es importante para medir el grado de control que tienes de tus tareas así como la manera en que manejas  y combates el estrés.

El primer paso, sin importar la situación de la que se trate, es identificar las causas del estrés y evaluar qué cosas dependen de uno mismo y cuáles son factores con los que hay que aprender a vivir, por ejemplo la crisis financiera mundial por la que no se puede hacer nada al respecto mas que hacer cambios en la manera de trabajar.

Ya que sabes cuál es la fuente, entonces sí se puedes tomar acciones que van desde tomarte tiempo para organizar tus actividades, incluyendo momentos de relajación que pueden ir desde 10 minutos para caminar un poco o sólo dos para pararte de la silla, respirar y estirarte. Tómate un día totalmente libre de trabajo, desconéctate de los aparatos móviles o establece horarios específicos para contestar mails y llamadas.

Sé que estarás pensando que en esta era de la comunicación a alta velocidad es imposible no estar conectado a un dispositivo móvil, pero evalúa cuál es el uso real que le estas dando. Los gadgets bien aprovechados pueden ser de gran utilidad, usando aplicaciones que relajen la carga de trabajo o ayuden a tener orden y control sobre lo que sucede alrededor.

Ahora bien si tu estrés está relacionado con la toma de decisiones, lo que te recomendamos es pensar antes de actuar, ya que hacerlo rápido o delegar a alguien más por el simple hecho de pasar la carga y facilitar el trabajo, puede resultar en cosas negativas para ti y la empresa, al perder el control.

Recuerda que en los peores casos, estar estresada puede derivar en enfermedades como gastritis, colitis, insomnio, dermatitis, dolores de cabeza o hasta migrañas, y la frecuencia con la que estos se presentan es muy relevante porque causan un menor desempeño.

Siempre debes buscar tiempo para disfrutar cosas no relacionadas con el trabajo y para cuidar tu salud y estado de ánimo, antes de que pueda ser muy tarde.