Marketing en la Nueva Normalidad Digital

| - Nicola Origgi 1 octubre, 2015

online INT

La mercadotecnia ha cambiado con el paso del tiempo, es necesario estar actualizado para que el mensaje llegue al público correcto.

Por Nicola Origgi

Érase una vez en que “hacer marketing” era fácil. Existían los consumidores que creían todo los que las marcas les decían. Existían los segmentos socio-económicos fáciles de identificar y relativamente homogéneos. Existía la comunicación unidireccional en la que las marcas controlaban y gestionaban el mensaje. Y difundir este mensaje era fácil: se sabía perfectamente que las amas de casa veían las novelas, los hombres el deporte, etc. Los canales de distribución eran bastante bien definidos y comparar los precios una misión casi imposible para el pobre consumidor.

Sin embargo, esta época feliz del marketing sencillo ya se acabó.

La Web, es decir, la tercera revolución industrial que estamos viviendo día con día, provocó un verdadero cambio de época frente al cual los profesionales del marketing se encuentran abrumados.

El consumidor tal como lo conocíamos se acabó. Hoy nos enfrentamos a clientes exigentes, que cuidan su dinero y sobre todo, gracias a la Web 2.0, están informados y son poderosos.

Todo y absolutamente todo sobre una marca se puede saber online al punto que podemos verdaderamente decir que Google se ha vuelto nuestra tarjeta de presentación.

El mensaje, otrora el instrumento más poderoso para una marca, ha dejado de ser controlable en el mismo momento en que la marca lo suelta al público: no se puede saber cómo los clientes allá afuera lo van a entender e interpretar.

Igual, los viejos criterios de segmentación se han vuelto obsoletos: hoy prácticamente todo sobre nuestros clientes se puede saber online – investigando, por ejemplo, su comportamiento en las redes sociales – y eso permite a las marcas inteligentes, llegar al cliente con la oferta más adecuada para éste, en el contexto más adecuado.

El marketing, que ahora se define Marketing 2.0, tiene que aprender a escuchar más, a saber dialogar para poder generar acciones ROI, es decir Relevante-Original-Impactante. No es casual que este sea el mismo acrónimo del más conocido ROI financiero (Return on Investment).

El marketing tiene que aprender a lidiar con un cliente preparado, informado y que, sobre todo, ya no cree lo que las marcas le cuentan sino lo que les dicen sus “amigos” en las redes sociales, lo conozca o no en la vida real.

El marketing debe aprender a regirse sobre dos grandes principios: a la Lateralidad, para generar constantemente nuevas maneras de hacer las cosas, y la Agilidad, para responder con rapidez al mercado.

Los nuevos lemas del marketing deberán ser diálogo, merecerse la preferencia del cliente, cero perfeccionismo, autenticidad, espontaneidad y frescura.

No son propiamente las cosas que se enseñan en las carreras de marketing, por lo que es necesario capacitarse continuamente en este tema.