3 claves para mantener la mente creativa en el trabajo

| - Rodolfo Ramirez 15 junio, 2016

creatividad-victoria147

La innovación requiere de líderes que sepan cuestionar a sus equipos y hacer las preguntas correctas en el momento correcto para generar ideas y salir de la zona de confort.

Por Saray Sánchez

Todo negocio requiere de individuos con pensamiento crítico que se cuestionen constantemente si lo que hoy nos funciona podría estar mejor o es necesario cambiarlo radicalmente para seguir creciendo. Cuando te encuentras en una posición donde tomar decisiones, ejecutar y reaccionar rápido es la rutina, tienes que desarrollar una importante habilidad; hacer las preguntas correctas en el momento correcto para romper con la inercia y abrir nuevas oportunidades. Por eso te hablaremos de qué manera puedes aprovechar las reuniones con tu equipo para generar innovación.

Por lo general dentro de los equipos de trabajo se tiene miedo o inseguridad a cuestionar la forma en que se hacen las cosas, principalmente porque no quieren reflejar incompetencia, desconocimiento sobre el tema o generar desagrado en los demás. Por otra parte, hay maneras muy equivocadas de cuestionar que más que incentivar, levantan barreras y dejan a las personas tiesas sin ganas de seguir ahí. Hacer las preguntas correctas en el momento adecuado es todo un arte, quiénes aprenden a desarrollar esta habilidad se convierten en líderes de sus equipos. En agentes que impulsan el cambio y alimentan el drive del resto para que las cosas sucedan.

Durante tus reuniones, utiliza preguntas positivas y provocadoras para obtener observaciones más profundas, accionar y cambiar la perspectiva del equipo. La idea es generar un hábito de innovación a través de preguntas clave para tener equipos más activos y más tolerantes a salirse de su zona de confort.

Si quieres hacer de la innovación una forma de pensar dentro de tu equipo, utiliza estas 3 propuestas hasta convertir el pensamiento creativo en un hábito, verás que esta actitud construye un mejor espacio para todos y hará de ti, una mejor líder.

1. Cuando se ponga una nueva idea sobre la mesa, motiva al equipo a seguir construyendo sobre la misma. Parte preguntando ¿Qué pasaría si…?

Las innovaciones que han cambiado la industria sucedieron porque hubo una persona previa que se preguntó ¿Qué pasaría si..? Te imaginas cómo iniciaron los negocios como twitter, Facebook o Uber, cómo fue y quién dijo que eran la mejor idea para cambiar la forma de relacionar, comunicar o transportarse de la gente; seguro no fue con un pensamiento lógico sino abierto a cualquier posibilidad. ¿Qué pasaría si sólo comunicamos extractos de lo que estamos pensando?

2. Es un clásico que durante las juntas de ideación nos la pasamos pensando cómo no podemos lograr lo propuesto. Por eso, desde el principio establece, no filtres. ¿Cómo lo harías tú?

Establecer la mentalidad adecuada es esencial para construir un equipo creativo y propositivo. Ayuda a eliminar barreras y miedos al qué dirán. Si no existieran empresas como Google, donde sus empleados se sienten con plena libertad para generar nuevos proyectos, entonces no existiría algo como su comentario de iniciativas en Pinterest abiertas al público. Ellos saben perfecto que la innovación se trata de perder el miedo, intentarlo, fracasar y aprender. ¿Si fueras el creador de Google Plus cómo lo hubieras hecho tú para que tuviera más éxito en México?

3. Cuando ya tengan algo muy parecido a una idea factible, motiva al equipo a pensar ¿Qué tendrías qué dejar atrás o empezar a hacer hoy para que esto suceda?

Después de platicar y proponer muchas ideas, es momento de generar compromisos y promover la colaboración entre el equipo. En Redbox cuando descubrimos una nueva gran idea para implementar en nuestro trabajo, cada persona del equipo propone qué podría hacer desde su experticia para que suceda y aplicarlo en no más, de una semana. Esa es una regla importante, cuando la idea esté sobre la mesa, no dejes pasar el tiempo. La innovación tiene su momentum y después de cierto tiempo las ganas de hacer cualquier idea, desaparece. Aprovecha la inercia y la emoción por la idea generando compromisos para hacerla realidad.

Saray Sánchez, autora del artículo es Senior Consultant en Redbox Innovation