¿Necesito un plan de negocio?

| - Daniela Terminel 9 marzo, 2015

plannegocio-INT_133197458

Todos podemos tener una buena idea, pero ¿cómo podemos saber si nuestra idea en realidad tiene el potencial para convertirse en algo grande, relevante? La clave está en la capacidad de ejecutar.

 

El mundo se mueve tan rápido, que podemos pensar: si tengo una buena idea, la voy a poner en marcha lo más pronto posible “no vaya a ser que alguien me la gane”, y nos aventamos al ruedo si tener mucho más que un “presentimiento” de que ésta, finalmente, es la buena.

En el 99% de los casos estas ideas no llegan a ningún lado. Muchas se quedan como idea y otras más mueren en el intento después de invertirle tiempo, esfuerzo y dinero. Algunas incluso mueren cuando se ejecutaron de manera “correcta” y al hacer un análisis “post mortem”, nos damos cuenta que en realidad las razones por las que no funcionó eran evidentes, el famoso “si hubiera”.

Darnos a la tarea de hacer un plan de negocios, nos va a ahorrar muchos “si hubiera”. Nos ayudará a entender claramente las ventajas y el potencial del negocio, así como los factores de riesgo y de éxito, para definir una estrategia que desde el primer día añada valor y lo hagan un negocio rentable.

La buena noticia es que ya existen varias metodologías y técnicas que nos ayudan a entender el modelo de negocio y la rentabilidad posible, de manera mucho práctica y simple. Los que me parecen especialmente útiles y que hemos visto una y otra vez en acción son:

  • Generación de Modelo de Negocios (Business Model Generation). Desarrollada por Alexander Osterwalder, permite ver la estrategia del negocio en una página. Simple y poderoso.
  • Unit economics. Entender cuánto te cuesta adquirir un cliente comparado con su valor de por vida, es de los puntos más críticos para saber si una idea tiene vuelo o no.

En general, darnos el tiempo de poner en papel lo que tenemos en mente siempre será positivo. Hay que saber qué somos y hacia dónde vamos. Se vale cambiar en el camino, adaptarse, pero es clave tener una visión establecida.

Un buen plan de negocios, en principio ayuda para decidir si vale invertirle tiempo al proyecto y después será clave para levantar capital, reclutar a los primeros empleados/socios, etc.

Empezar un nuevo negocio puede ser como saltar de paracaídas, es una gran experiencia que puede cambiar tu vida, pero conlleva riesgos. Por lo tanto, antes de hacerlo, asegúrate que tu paracaídas está bien empacado, el avión en buenas condiciones, el instructor sea un profesional, etc. En general, que tu “retorno de inversión” será suficiente para que decidas saltar a la nada desde no sé cuantos miles de metros de altura ¿Tú lo harías a ciegas?

 

¡Hasta la próxima y a trabajar sonriendo!