Promotora de mí misma

| - Regina Moctezuma 30 abril, 2015

promotora-INT_262026215

Dejar atrás la zona de confort, saber abogar por nosotras mismas y hacer más networking, tres vías para escalar profesionalmente.

Una encuesta reciente de la Financial Women’s Association muestra tres caminos que las mujeres debemos seguir para obtener una promoción laboral:

  • Querer dejar atrás la zona de confort
  • Hablar y abogar más por sí mismas
  • Hacer más networking

“Es fácil quedarnos en la zona de confort. Sin embargo, conforme las empresas adoptan la innovación y la velocidad, sus empleados -principalmente las mujeres- habrán de estar abiertas a nuevas ideas y oportunidades, sobre todo si quieren brincar al siguiente nivel en su carrera profesional”, señaló Jennifer Openshaw, Directora Ejecutiva del organismo fundado en 1956 por un grupo de mujeres de Wall Street para apoyar su rol y desarrollo en la industria financiera.

Desde mi experiencia, esa zona de confort es en la que las mujeres ejecutivas nos ponemos cuando, ante la toma de decisiones trascendentales, nos paralizamos por miedo a no poder conciliar nuestros deseos de crecer tanto en lo laboral como en lo personal. Es ese momento en el que preferimos dejar las cosas como están, en lugar de fijar nuestras prioridades y, con base en ellas, tomar una decisión, por ejemplo, postularnos para el puesto superior que quedó vacante o formar una familia.

Se trata de dos momentos difíciles de conciliar. Dependerá de la cultura de la empresa y la dinámica del equipo de trabajo, aunque muy probablemente se tenga que optar por uno de los dos caminos. Siempre que decidamos con base en nuestras prioridades, habremos hecho lo correcto.

El segundo camino revelado por la encuesta, consiste en hablar y abogar por nosotras mismas, desde para pedir un ascenso o flexibilidad de horario, hasta para comunicarle a nuestro superior nuestros planes –y dentro de ellos, la escala de prioridades- tanto en el ámbito laboral como en el personal. Abrir un canal de comunicación con nuestro jefe es una herramienta invaluable para estar en armonía con las decisiones que tomemos.

Finalmente, el tercer camino implica hacer más networking. Con las facilidades que la tecnología ofrece hoy en día, no hay pretexto para estar desconectadas. Conocer gente nos permite compartir experiencias, entender más sobre otras industrias, profesiones y perspectivas, así como sumar herramientas para nuestro desarrollo profesional y personal. En este sentido, el modelo de Victoria147 constituye un espacio único para aumentar nuestro networking y enriquecer nuestro expertise.