¿Qué es un líder?

| - Isa 1 noviembre, 2016

líder

La brújula comúnmente es utilizada como símbolo o analogía de rumbo, dirección, orientación, pero ¿qué pasa cuando la brújula de un líder no funciona?

Por Isa

 

Les voy a contar la historia de mi hermana, ella estudió administración de empresas, siempre la he considerado una persona sumamente inteligente, ordenada y buena tomadora de decisiones. En realidad creo que esta última cualidad es la que más me gusta de ella y de la que más uso he hecho, a pesar de la distancia siempre que tengo una duda o quiero una opinión recurro a ella para que sea mi brújula y me oriente para tomar la mejor decisión.

Sin embargo, en esta ocasión me tocó ser a mí los oídos y la mente fría que la ayudará a ver el panorama para tomar una decisión. La verdad que me sentí contenta, pero a la vez ansiosa por escuchar qué es lo que la estaba molestando en sus pensamientos.

Recuerdo perfectamente que lo primero que me preguntó fue ¿para ti qué es un líder?, simplemente respondí que es la persona que guía a un equipo y que este le sigue por convicción, porque cree en él y las acciones que realiza en beneficio de ellos; pero en ocasiones es mal empleado el término porque a cualquier jefe de oficina le llaman de esta manera, sin siquiera ser realmente lo que la palabra líder significa.

– “¡Exacto!”, me respondió, “coincido contigo en eso”.

– “¿Pero, no entiendo?”, le dije – y al ver mi cara de duda ella continuó…

– “¿Cómo te imaginas que soy en el trabajo o un día en la oficina?”

Es posible que yo continuara con mi cara de duda, pero la expresión de su rostro, de incomprensión mezclada con frustración, me hacía dudar en mis palabras, y no porque fuera a mentir, sino porque debía utilizar las correctas para no hacerla sentir peor de lo que seguramente estaba.

Unos días después estaba viendo Pocahontas con mi hija y justamente en la escena donde la Abuela Sauce le dice a Pocahontas que debe seguir la flecha de la brújula, de cierto modo “me cayó el veinte”. En ocasiones ponen a personas en lugares totalmente diferentes a los ambientes en los que se ha desarrollado y de la noche a la mañana les piden ser la brújula. Aunque ésta tenga ideas, proyectos, sabe hacia dónde debería de ir y sobre todo tiene el apoyo de su equipo, a veces las responsabilidades desbordan sus límites.

No es que la brújula esté rota, tampoco que carezca del soporte de su gente, me parece que al igual que con Pocahontas, mi hermana junto con su equipo de trabajo, tienen al frente un líder que a pesar de “las buenas intenciones”, probablemente le falta una Abuela Sauce que lo oriente, que le ayude a establecer prioridades y que en cierto modo sea su brújula particular.

Hacia abajo, esta brújula necesita mejor comunicación con su gente, con las cabezas de cada equipo que maneja, para que también puedan entender el nuevo rumbo, las nuevas responsabilidades y juntos ahora sí, puedan trabajar para alcanzar las metas.

Todo esto me deja pensando que si la brújula está rota, el equipo se desmoronará, buscarán otras vías para actuar, y la brújula dejará de tener “valor” para ellos. Si te encuentras en esta situación, lo mejor que puedes hacer es hablar; jamás pierdas comunicación con tu gente. Platica con ellos, expresa tus preocupaciones, escucha sus puntos de vista y concreta acuerdos, sino todo se desvanecerá en el aire.

Todos en algún momento somos brújula, procuremos ser funcionales.