Saber delegar

| - Sandrine Dupriez 16 febrero, 2017

Delegar significa también dividir el trabajo, conocer su equipo y desarrollar competencias trasversales.

Por Sandrine Dupriez

 

Antes de empezar a delegar, es importante entender de qué se trata. Para muchos delegar es pasar sus tareas a un subalterno. ¡Así de fácil! Con eso se sienten importantes y, por un rato, hasta se lavan las manos del asunto. Pero cuando se presenta el momento de dar resultados o entregables, la pasan mal dado que no hay nada listo… se enojan con el subalterno que no supo cumplir con lo solicitado, temen al jefe que seguro se va a enojar… Este proceso mal llevado genera mucho estrés y pérdida de tiempo.

Pocos saben que delegar es un proceso bilateral, no un proceso que solo va de arriba hacía abajo.

Saber delegar implica entender que la delegación se lleva a cabo para garantizar que cada persona asume su responsabilidad y que las tareas se efectúen eficazmente en el nivel más apropiado de la empresa.

Conozco una empresa donde los únicos que trabajan son los que están más abajo en la estructura de la misma, todos los de arriba han delegado sus tareas; ellos y ellas se la pasan en juntas y comidas… Además de ser una falta de responsabilidad increíble, es una falta de visión: dejan que las personas con menos experiencia hagan el trabajo sin ni siquiera darles orientación. No es sorprendente que le vaya muy mal a esta empresa: la tasa de rotación del personal es altísima y los clientes se quejan amargamente que nadie sabe nada, ni se interesa en resolver los problemas que el mal servicio ocasiona.

Saber delegar exige lo siguiente:

1. El director otorga la responsabilidad de una tarea a un empleado

2. El empleado esta dispuesto a asumir esta responsabilidad

Ya escucho algunos decir: “pero si soy el jefe, ¡el empleado está obligado a cumplir lo que le pido!”

Sí y no… es también la responsabilidad del jefe asegurarse que las tareas, proyectos y funciones se efectúen de manera eficaz por las personas que cuentan con la experiencia apropiada para realizar con éxito sus funciones.

Saber delegar significa también saber dividir el trabajo, conocer su equipo, desarrollar competencias trasversales entre sus empleados y capacitarlos continuamente para que sean más experimentados y más versátiles.

Delegar implica una mayor inversión de tiempo de parte del director, especialmente en un principio. A la larga, delegar conlleva varias ventajas:

* El personal es más competente y logra un mejor desempeño, se siente más motivado

* Las cargas de trabajo se distribuyen entre más personas y el compromiso es mayor

* El trabajo puede realizarse eficazmente aún cuando el director no esta

En el próximo articulo les comentaré unas reglas básicas para delegar de manera eficaz.

Sandrine Dupriez, MBA. Directora General de Sonova México. @SDupriez