Saber pedir ayuda

| - Victoria147 4 mayo, 2017

Los emprendedores deben conocer y estar al tanto de cada aspecto de su negocio, pero es imposible ser experto en todo; reconocer cuando se necesita ayuda hará crecer tu empresa.

 

Por José Arturo Vázquez Ramírez de Capital 112

 

“Al que no habla, Dios no lo oye”, así reza el conocido refrán que hace alusión a las personas que no alzan la voz cuando quieren o necesitan algo. Esto aplica en cualquier aspecto de la vida y por ende aplica en nuestros negocios y empresas.

Los emprendedores debemos estar siempre al tanto del universo de nuestro negocio, producción, administración, ventas, finanzas, etcétera, pero es importante que reconozcamos que no somos expertos en cada una de estas áreas. Una de las áreas que normalmente representa un reto para la mayoría de los emprendedores es la financiera.

¿Por qué pasa esto? – Empresarios y emprendedores coinciden en una respuesta: “no es a lo que me dedico”.

Y es que la mayoría de los emprendedores tienen un producto o servicio que nace de sus propias realidades, experiencias y visiones, pero su carrera o vida profesional no necesariamente los ha llevado por el camino del conocimiento técnico en el área financiera.

Las finanzas son un área especializada que requiere personas calificadas para su análisis y conclusiones, pero no podemos ver a las finanzas como un estudio aislado ya que es de suma importancia entender que el análisis financiero no se puede realizar sin información de todas las áreas de la empresa. Pongamos dos escenarios:

Escenario 1. Una empresa define que debe aumentar sus ventas. Después de un análisis llegan a la conclusión de que se debe ejecutar un plan de marketing con un valor “X”, ¿cuál debería ser el papel del análisis financiero en este escenario? El análisis nos deberá responder si el aumento en ventas nos dará un aumento en la utilidad (cosa que no siempre pasa) y si esta utilidad es suficiente para cubrir el costo del plan de marketing y quedarse con utilidad extra.

Escenario 2. Una empresa fabrica 5 tipos de embutidos, cada uno con diferente costo de fabricación y diferente precio de venta según cada cliente. En un momento determinado tiene pedidos por 1 millón (costo de fabricación), pero solo tiene $700 mil disponibles ¿cómo debe invertir el recurso que tiene? El análisis financiero debe hacer la mejor mezcla de costo beneficio, es decir el recurso se debe de invertir en la mezcla de productos-clientes que maximice la utilidad del productor.

El análisis financiero en estos dos escenarios depende de la información y relación que podamos dar a los datos de otros departamentos o áreas, estos análisis serían imposibles de realizarse sin saber datos de todas las áreas involucradas. El resultado del análisis deberá ser siempre con el mismo fin, tener controles de nuestras operaciones, conocer nuestra posición financiera y sobre todo tomar decisiones informadas que nos ayuden a maximizar los beneficios.

Los negocios pequeños típicamente no cuentan con áreas o departamentos definidos y separados que se encarguen de la generación, validación y análisis de toda esta información, siendo normalmente los dueños quienes se encargan de correlacionar todo, lo cual como podemos ver puede ser una tarea compleja.

La dirección de la empresa debe tener claro que información necesita y para que la necesita, y a partir de esto comenzar a generar procesos para que dicha información sea generada correctamente y termine donde debe de terminar. Suena complicado y puede serlo, pero los emprendedores no están obligados a saber hacer todo esto, ese no es su core business, a lo qué sí deberían estar obligados, es a saber cuándo pedir ayuda.

Capital 112  promueve el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas dotándolas de información financiera, con el propósito de disminuir riesgos y maximizar sus utilidades.