Ser la jefa ideal es como buscar ser la pareja ideal

| - Rocío Díaz González 16 noviembre, 2015

jefaideal INT

 

Pensar qué tipo de jefe quieres ser o tener es como pensar qué tipo de pareja quieres ser o tener. También aplica para el otro lado, pensar qué tipo de jefe quieres tener.

 

Por Rocío Díaz

Estés emprendiendo o formes parte de una empresa es un tema que vives y por lo tanto que te corresponde tomar en cuenta. El éxito de tu trabajo en gran medida es consecuencia del trabajo en equipo y en relación a uno de los activos claves que puedes tener: tus relaciones interpersonales.

Los jefes son líderes, son grandes maestros que te van mostrando el camino profesional y en la mayoría de los casos también sobre tu lado personal. De cada persona que te vas topando aprendes aspectos sobre ti que te hacen ser mejor como ser humano.

Jefes malos y buenos los hemos tenido todos, y aunque claramente la forma en cómo determinas esta experiencia es un tema subjetivo, lo cierto es que los jefes que me han parecido “malos” me han enseñado mucho de lo que no quiero ser cuando tengo personas a mi cargo.

En cuanto a los jefes buenos, éstos se quedan en mi memoria y recuerdos más queridos así como cuando piensas en tu primera maestra de la escuela. Y cuando dejas de compartir ese camino la experiencia de separación también puede ser complicada.

“La jefa a la que lloraste cuando dejó de serlo”, me dijo mi amiga Mariana cuando hablamos de mi trabajo pasado, ese momento de vida ya estaba nublado y lo había olvidado pero tiene todo sentido. Dejar de trabajar con alguien que te impulsa y te hace crecer es un proceso doloroso y se vuelve complicado tratar de encontrar otros espacios y personas en donde te sientas de la misma forma.

Pocas personas tenemos la tremenda suerte de poder volver a ser parte del equipo liderado por el jefe ideal que se tuvo en el pasado… este sí fue mi caso. Yo dejé de trabajar de manera formal por un tiempo y  un punto crítico a evaluar antes de volver a trabajar era qué tipo de jefe podía tener.

Cuando Ana Victoria García me dio la oportunidad de explorar trabajar con ella de nuevo, no dudé ni un segundo que la experiencia iba a ser aún mejor. Ella, con todo el movimiento de empoderamiento a mujeres, no sólo impacta a ejecutivas y emprendedoras… también hace de nosotras, las que somos parte de esta organización, una de las mejores experiencias para avanzar en nuestra ruta de vida.

Esta vida es para ser feliz, para hacer lo que nos apasiona y si se puede vivir de eso, qué mejor. Trabajar con el equipo ideal es una bendición. Si alguna vez tienes un jefe ideal, piensa dos veces si buscas otro camino, como con los amigos o con la pareja… el jefe ideal también debe hacer fit contigo y con lo que buscas en la vida.

Pensar cómo quieres que las personas se sientan de trabajar para ti o cómo sentirte tú de trabajar junto con alguien es una de las decisiones más importantes de tu vida y considerando también que somos el promedio de las personas con las que más pasamos el tiempo. Considera bien cómo quieres construir y vivir este aspecto de tu vida.