Sin cargas

| - Chantal Stoopen 7 diciembre, 2017

Es importantísimo que seamos responsables e ir por la vida más ligeros. Sin cargas de ninguna especie.

Por Chantal Stoopen

 

Hoy más que nunca deseo vivir sin cargas. Utilizar mi tiempo y mis pensamientos para mejores causas. Invertir en distintas áreas de mi vida y soltar el peso extra como un barco que va a zarpar nuevamente.

Siempre he sido ordenada, pero uno va acumulando cosas a través de los años. Después del temblor del 19 septiembre esta angustia de acumular incrementó, al recolectar cosas para donarlas me di cuenta de la cantidad de ropa, libros y otros artículos casi nuevos y algunos hasta sin usarse que tenía.

Más allá de mis ganas de ayudar, me dio pavor visualizarlo. Me dio pavor pensar que allá afuera había gente que lo perdió todo y aún así seguían adelante. ¿Para qué necesitaba yo tanto?

Todo lo que hacemos termina de una u otra forma acumulándose: comer, vestirse, construir…incluso en los desastres naturales se acumulan toneladas de escombro.

Al platicar con varios arquitectos me enteré de propuestas para reutilizar materiales y desechos reciclables para reconstruir y librarnos un poco del impacto ambiental que esto tendrá en el mundo.

Pero, no todos están en el mismo canal y es preocupante no saber cómo el país atacará este tema para solucionarlo. Y cuando hablo de país me refiero a gobierno y sociedad de igual manera.

Pensé que cuando hacemos las compras y tiramos todos los empaques y volvemos a comprarlos nuevamente. ¿Sabemos a dónde van? ¿realmente se reciclan?

Investigué y me impactó conocer las “islas de basura”, estas se ubican en el Océano Pacífico y son mayores a 2 millones de kilómetros cuadrados. ¡El tamaño de un país como México! ¿Han visto fotos?

No dejo de preguntarme:

1. ¿Como cabemos en el mundo con tanto?

2. ¿Estamos tan insatisfechos que intentamos llenar el vacío con lo material?

3. ¿Somos tan ignorantes que el marketing puede atraparnos de esta manera?

4. ¿Cómo pretendemos estar ligeros de mente con tanto bagaje que llevamos?

5. ¿Podemos limpiar nuestras vidas mental y materialmente?

Es importantísimo que seamos responsables e ir por la vida más ligeros. Sin cargas de ninguna especie. Recordé algunas acciones que he tomado por mi interés en el orden y me gustaría compartírselos y quizás, de esta manera, ayudarles a desprenderse:

Hace 8 años tomé un curso con Natalia Herranz y me cambió la vida pues al estar recién casada mi vida se saturó con nuevas dinámicas y obligaciones.

Ella me enseñó a no desperdiciar mi tiempo e invertirlo de manera inteligente para que todo estuviera perfectamente alineado:

-Las tareas de limpieza y lavandería de la casa.

-El diseñar menús semanales y listas de compra de ingredientes.

-La administración del dinero y los gastos del hogar y familia.

Estos ajustes me llevaron a un mejor aprovechamiento de mis recursos y a tener una mayor responsabilidad de lo que esto afecta a mi vida diaria. Puedes revisar más en este link.

Cinco años después leí el maravilloso libro de Marie Kondo “La magia del orden”donde te explica cómo organizar las áreas de tu casa y lo relaciona con tu día a día y cómo al estar organizado materialmente influye positivamente en tu vida. Desechando lo que no usas y valorando lo que si conservas.

El año pasado me hizo mucho sentido todo al ver el documental de Netflix “Minimalism, A documentary about the important things”. Que no deja de ser radical pero que te pone a pensar mucho.

Por años práctico la meditación como medio para estar estable y con la mente enfocada. En la meditación el punto más importante siempre es dejar ir. Desapegarte de los pensamientos, las culpas y los deseos. Fluir y dejar que fluya lo que se presenta. Una tarea nada fácil pero que como todo, se adquiere con la práctica.

Ya existe un lugar en donde hacerlo libre de creencias religiosas y adaptado al tiempo que cada quien desea y puede invertir. Para mí, y para las creadoras de este espacio es importante ejercitar la mente y el cuerpo. Estoy segura que ha sido y será clave para la vida de muchos.

Y por último me encontré con un lugar que maneja una alternativa increíble: venta a granel. Siempre que escuchaba la palabra “granel” me venía a la mente la Central de Abastos, donde se decía que todo era más barato. Pero nunca había entendido la importancia al hacer las compras de esta manera.

1. Reduce la cantidad de envases innecesarios.

2.Ahorras, ya que no estas pagando el envase, la etiqueta, la marca, etc.

3. Compras únicamente lo que deseas y necesitas utilizar.

4. Revisas la calidad del producto directamente.

5. Apoyas a los pequeños comerciantes que ofrecen un buen producto y no pueden competir en el mercado al no tener recursos para el envasado.

La diversidad de ingredientes y productos de este sitio es increíble. Los dueños son personas totalmente accesibles y responsables al involucrarse con la venta justa y consiente.

Desde agosto no escribía. Mi mente se puso en pausa después del sismo, como la de todos ustedes. Creo firmemente en levantarnos, en reinventarnos y en reconstruirnos.

Hay muchas maneras de hacerlo, hagámoslo con conciencia y responsabilidad.

“No existe la tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser; solo se necesita distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo. ¿Qué es lo pasajero? Lo inevitable. ¿Y lo definitivo? Las lecciones de lo inevitable”, Paulo Coelho.

Chantal Stoopen//Arquitecta de profesión con especialización en Diseño de Interiores. La cultura, el arte, la gente, los lugares y sobretodo las experiencias de vida son los cimientos para la estructura que alberga lo más importante para ella, su familia. Instagram: @chantalstoopen Twitter: @chanchanan