Trampas a evitar cuando empiezas tu negocio

| - Sandrine Dupriez 7 octubre, 2015

trampa-al-emprender INT

Cuando empiezas un nuevo proyecto, hay muchas cosas que pueden ponerse en tu camino y distraer tu enfoque de la meta final, mantén la mente en el juego.

Por Sandrine Dupriez
Segunda parte

Mañana…
En inglés, existe la palabra procrastination misma que generalmente se traduce como falta de decisión o incapacidad a actuar de inmediato. Si eres tu propia jefa, ¡no puedes dejar para mañana lo que debe ser atendido hoy! Nadie te está supervisando y si no cumples los compromisos que tienes con tus clientes, ellos buscarán otras opciones.

Para evitar pasar a mañana lo que deberías hacer hoy, busca la razón por la cual estas evitando cumplir con tus metas. Si es por miedo al fracaso, recuerda que ¡si no intentas hacer el trabajo, ya estas fallando!

Si consideras que el trabajo es demasiado para ti y que no vas a poder enfrentar un reto tan grande, divide lo que tienes que hacer en tareas más controlables, define un plan con acciones concretas, cuya realización te permitirá llegar a tu objetivo. Palomear que sí lograste parte de tu gran proyecto es la mejor forma de adquirir más confianza en sus capacidades.

No saber priorizar
Tu agenda es enteramente tuya y tú debes priorizar tus actividades para hacer lo más importante primero, si empiezas tu día moviendo papeles sin realmente estar trabajando hacía tu objetivo, muy pronto sentirás que no tienes el tiempo para hacer lo que debes. Empieza tu día con definir tus metas, elige tres cosas que debes hacer sin excusas y asegúrate que tu energía y tiempo esta enfocado en ellas.

Vaciar tu “inbox”no es un objetivo, es una fijación que resta más tiempo de lo que piensas y te desenfoca. Nadie nunca ha recibido un premio por tener su buzón de correos entrantes limpio.

No saber cuanto cobrar
Si has decidido abrir tu proprio negocio, ya sabes lo que quieres ofrecer, sean productos, servicios o una combinación de los dos. Aprendiste a definir tu propuesta de valor y sabes cómo distinguirte de tu competencia. Ahora viene el momento crucial de saber cuánto cobrar y hacerlo con convicción.

Si dudas del valor de tu oferta, tu cliente lo sentirá y ten por seguro que con más razón buscará un descuento. Nadie compra por un precio bajo, compramos porque estamos convencidos del valor que nos aporta nuestra compra.

Si tienes mucho miedo en dar a conocer el precio de lo que vendes, practica con amigos, define con ellos los argumentos que más temes y tus posibles respuestas para arrebatar objeciones. Haz varios role play con ellos hasta que estés convencida de dominar esta parte esencial a tu éxito.

Falta de apoyo de parte de tu familia
Muchos piensan que trabajar por su cuenta equivale a ser completamente libre. No es así. Y debes dejar esto muy claro con tu familia. Si bien es cierto que ganas en flexibilidad, debes poder cumplir con tus compromisos profesionales y si estos pasan después de todas tus obligaciones familiares, no lograrás nunca tu objetivo

¿Te perdiste la primera parte, da clic aquí?