Escapa a un pueblo mágico muy joven

| - Chantal Stoopen 20 abril, 2017

¿Se imaginan un pueblo de la campiña europea a tan solo dos horas de la CDMX? ¿Con su estilo medieval; los muros de piedra y techos de teja? México no deja de sorprenderme.

Por Chantal Stoopen 

 

Nuestro día en Val’quirico,(pueblo ubicado muy cerca de la frontera entre Puebla y Tlaxcala) comenzó llegando a una campiña que nos guió a un gran estacionamiento de tierra. Val’Quirco es un desarrollo inmobiliario de estilo europeo y con arquitectura medieval que es a la vez un pueblo creado para turistas y habitantes.

Los árboles que nos rodeaban eran enormes y frondosos, pasaba un río y los senderos estaban repletos de hierva silvestre. Algunos visitantes paseaban en bici por todo el territorio; quien quería podía rentar una en un lugar llamado La Birola, donde había de todo: bicis individuales, con extensiones para tu hijo, con asiento de bebé, etc.

Nosotros no nos aventuramos por que teníamos mucha hambre y Val’quirico es famoso por tener muy buenos restaurantes, pero como había mucha gente, había que anotarse en lista de espera.

Elegimos La Route Des Vins que es comida francesa, pero la verdad, nos decepcionamos un poco. Los mejillones no tenían buen sazón y el servicio dejó mucho que desear. Sin embargo, el chateubriand estaba muy rico y lo acompañaban verduras al grill y puré de papa. Mis niños comieron felices sus pechugas Cordon Bleu que venían con papas fritas.

La próxima vez probaremos otros lugares como Mesón de Reyes que tenía en la entrada una paella enorme al carbón que se veía deliciosa o La Encomienda, un lugar de carnes que en Puebla es espectacular. En Val’Quirico, puedes encontrar distintos tipos de gastronomías y para todos los paladares. Hay un bar especializado, una panadería y también donde comer postre y tomar un buen café.

Para hacer tiempo mientras nos asignaban una mesa del restaurante, fuimos por unos helados a El Cielo de los Sabores ¡súper refrescantes! pedimos de melón con hierbabuena, sandía y guanábana. Nos sentamos en una banca bajo la sombra de un gran árbol en la Plaza Central a escuchar música en vivo.

Terminando de  comer fuimos a la zona de juegos para niños, donde había un gran inflable, paseo en pony y esferas gigantes todo terreno, (donde te metes dentro de una pelota transparente y corres como hámster). Primero debes pagar en la taquilla y como en kermés vas con tu boletito al juego que elijas. Mis niños la gozaron.

Para más pequeños hay un área que se llama La Fortaleza de los Niños, está rodeada de muros, como su nombre lo dice. Ahí puedes dejar a tus chiquitos un ratito mientras  hacen manualidades y juegan en los columpios y resbaladillas.

El cielo comenzaba a nublarse, así que seguimos descubriendo. Entre los muros de piedra llegamos a un sitio donde habían águilas, búhos y lechuzas en cautiverio. Podías ponerte un guante de piel y tenerlas en tu brazo, tocarlas y apreciarlas muy de cerca. Fue una súper experiencia para todos.

Mi lugar favorito sin duda fue Miguelez, dentro del local había un árbol y de sus ramas colgaban diversas artesanías como esferas de cristal, bebederos para colibrís, mariposas de papel entre muchos más. Había corazones de piedra como pisapapel, copas de vidrio soplado, joyería artesanal y hasta ropa tejida y de lana.

Ya de salida entramos a Del Fabbro, una galería de arte donde hay colectivos de artistas mexicanos muy interesantes.

Aunque Val’quirico empezó como proyecto inmobiliario y la plaza y todas sus amenidades son para la gente que vive ahí o tienen su casa de fin de semana, su belleza lo ha vuelto muy famoso y llegan visitantes de todos lados.

Después me enteré que hay un hotelito boutique llamado Canarias, me encantaría regresar y hospedarme ahí. Pero eso sí, que no sea temporada alta, por que sentimos que el desarrollo no tiene la capacidad de recibir a tanta gente y llegamos a engentarnos un poco.

Val’Quirico hizo que nos transportáramos a un pequeño pueblo mágico, nos desconectamos totalmente del estrés de la ciudad, respiramos aire puro y disfrutamos de la naturaleza. Como dice mi querida amiga Sylvia, es nuestra pequeña Europa. ¡Y qué lujo! ¿no creen?

VAL’QUIRICO

Carretera a Xoxtla, Sta Isabel Tetlahuac, Km 2, 90710 Nativitas, TLAX// 01 222 279 65 34

 http://www.valquirico.com/index.html

Chantal Stoopen//Arquitecta de profesión con especialización en Diseño de Interiores.  Trabaja en Loly In The Sky como Marketing in Store. Instagram: @chantalstoopen Twitter: @chanchananda