¿Eres una vamp o una flapper?

| - IDIP 3 junio, 2016

Vampiresa-victoria147

Conoce la historia detrás de los icónicos estilos “vamps y “flappers”

Por Ximena Serrano

 

Todos hemos escuchado alguna vez adjudicar el  término “vampiresa” a aquella femme fatale que además de seducir con el físico, conquista con su temperamento y actitud atrevida; pero a que jamás hemos indagado de dónde es su origen.

Para finales de la década de 1910 y al término de la primera guerra mundial surge uno de los movimientos más importante en las artes – el expresionismo-, y con él, grandes artistas como Otto Dix en pintura y Kafka en literatura. El expresionismo se fundamenta, como su nombre lo dice, en el cuestionamiento de la existencia del ser humano; que frente a una guerra mundial, era casi una etapa obligada a surgir debido a la naturaleza conflictiva de la época. En Alemania dicho movimiento se manifiesta a través del cine, dando pie al icónico “Expresionismo alemán”*.

El género se caracteriza por escenografías con ángulos muy marcados, juego de contrastes entre luz y sombra, temas mórbidos y de conflicto inexplicable (sonámbulas asesinos, vampiros y transformaciones a animales grotescos). Películas del calibre como “El Gabinete del Doctor Caligari” y para los años veinte la aclamada “Nosferatu”, lograron llevar el género a nivel internacional y marcar una tendencia en la moda que perdura hasta nuestros días.

De Nosferatu, mejor conocido como el primer vampiro, surge el concepto vamp, mientras que su antítesis, son las mujeres tranquilas y “niñas bien” llamadas flappers*. Si recordamos el maquillaje de los veinte, pensamos en ojos ahumados de negro a violeta, cejas depiladas y diseñadas en forma de arco, blush sobre las mejillas y en forma circular y labios trazados como un corazón en rojo oscuro o vino y recortados de las comisuras. Pero es a partir y gracias al Expresionismo alemán y sus películas, que surgieron dos clasificaciones de mujeres: las vamps y las flappers, quienes desmienten el mito de seguir una sola tendencia para generar dos tipos de íconos a seguir:

Las vamps: mujeres que portan un maquillaje enfocado en el dramatismo: ojos cargados, mirada penetrante, labios llamativos y oscuros.

Las flappers: mantienen ahumados los ojos, pero más suaves, casi al natural, labios en tonos rosa suave y mirada melancólica, pero sin enfatizar.

El género llega a Estados Unidos y la actriz consentida Clara Bow, quien encarna películas donde luce ambos estilos de maquillaje generó seguidoras que querían lucir como ella. Este fanatismo la convierte en la primera It Girl o Chica de Moda registrada en la historia; lo que desencadenó que a finales de la década de los años 20, la marca de cosméticos Max Factor pasara de ser exclusiva para cine a ser una marca comercial, resultado de la demanda de las mujeres por querer maquillarse como su ícono favorito del cine.

Querer maquillarse de un estilo u otro, convertirte en una vamp o una flapper; ser la femme fatale o la “niña bien” de un género de cine único de un país extranjero y enemigo del occidente o simplemente crearte un personaje distinto cada día, es gracias al poder de los cosméticos.

*Apoyo bibliográfico:Sadoul, Georges; Historia del cine mundial – Las revelaciones alemanas; Siglo veintiuno editores; Francia; 1967; págs. 122-130.