¿Cómo ser más eficiente, generar más sinergias y auto renovarse?

| - Sandrine Dupriez 23 diciembre, 2014

La victoria total (segunda parte)-INT_181375304

Este texto es la segunda parte del artículo publicado en noviembre. Ahora, les comentaré los tres hábitos que conforman la victoria pública y del séptimo hábito que les permitirá lograr la victoria total a través de una autorenovación continua.

Las que leyeron el artículo anterior saben que Stephen Covey, autor del libro “The seven habits of highly effective people” (Los siete hábitos de la gente altamente eficiente), nos propone una metodología para aprovechar mejor todas las horas del día. Para él, la eficiencia es una cuestión de hábito: somos lo que hacemos de forma repetida.

victoria2

 

Hábito Nº4. Piensa gana/gana
El cuarto hábito a desarrollar para ser más eficiente es pensar que ambas partes pueden ganar, ya sea en una relación de negocio o personal. Cuando piensas gana/gana, tu mente y tu corazón buscan constantemente una ventaja reciproca en todas tus relaciones humanas.

Si solo piensas gana/pierde, adoptarás una actitud autoritaria y demostrarás que no te preocupa ganar en detrimento de la otra parte, causándole daño. Si piensas pierde/gana, adoptas la actitud de la víctima, de una persona débil que esconde sus sentimientos. Peor aún, si piensas pierde/pierde, adoptarás la posición del egoísta que no soporta que alguien pueda ganarle y cerrarás tu mente a cualquier esfuerzo de negociación.

La mejor opción depende de la situación, no obstante en una perspectiva de largo plazo la opción gana/gana es la que te ofrece las mejores posibilidades de desarrollar y mantener relaciones sólidas y harmoniosas con tu familia, tus amigos, colegas, clientes y contactos.

Existe una variante a la opción gana/gana, esto es gana/gana o “no deal”. Si no es factible encontrar una solución que beneficie a ambas partes, es mejor no concluir un acuerdo que podría ser desventajoso a uno y aceptar no haber llegado a un acuerdo. En otras palabras, estar de acuerdo en no estar de acuerdo, respetando la posición del otro. Esta actitud de respeto te dará una gran libertad emocional.

Para desarrollar tu capacidad de pensar gana/gana necesitas:
1.  Tener integridad y madurez, así como pensar que existe riqueza para todos.
2.  Establecer una relación de confianza y de comprensión con la otra parte.
3.  Definir claramente cuáles son los resultados deseados, los parámetros a respetar, los recursos disponibles, las responsabilidades de cada uno y las consecuencias.

¡Inténtalo!

 

Hábito Nº5. Busca entender antes de ser entendido
El quinto hábito a desarrollar para ser más eficiente es tu capacidad para entender los problemas más allá de lo que parecen, no quedarte en lo obvio. Tienes que buscar las causas profundas de una situación, investigar lo que realmente está en juego y realizar un diagnóstico tomando en cuenta los pormenores de un asunto.

Si te quedas en lo que salta a la vista, tu diagnostico será superficial y no tendrá mucho valor. En consecuencia, la solución que propondrás no será más que un “curita” y no aportará las mejoras que se requieren.

Buscar entender implica saber escuchar a tus colegas, tu jefe, tus empleados (y a nivel personal: a tu familia, a tus amigos). La mayor parte de la gente no escucha con la intención de entender sino, más bien, con la intención de contestar.

Existen 5 formas de escuchar:

  1. Ignorar lo que uno te dice.
  2. Aparentar estar escuchando.
  3. Escuchar selectivamente.
  4. Escuchar atentamente.
  5. Escuchar con empatía.

Saber escuchar con empatía te permitirá entender profundamente tanto el mensaje emocional de tu interlocutor como el contenido de su mensaje. Reformular lo que acabas de escuchar es una de las mejores maneras de demostrar que quieres entender, validar tu comprensión de la situación, sin juzgar, sin llegar a conclusiones anticipadas.

Solo entonces puedes esperar ser entendido. Cuando hables, presenta ideas claras, pon la situación en su contexto, demuestra que eres consciente de las inquietudes expresadas por tus colegas y que la solución que propones las toma en cuenta. ¡Ten paciencia y sé siempre respetuoso!

Si quieres influenciar en los demás, ellos deben sentir que te pueden influenciar a ti también.

 

Hábito Nº6. Crea sinergias
El sexto hábito a desarrollar para ser más eficiente es crear sinergias. Buscar cooperar con tus colegas de forma creativa y proactiva te permitirá lograr mucho más de lo que te proponías si cada uno hubiera trabajado individualmente.

Crear sinergias implica hacer lluvias de ideas, saber ponerse en los zapatos de las otras partes y utilizar toda tu creatividad para encontrar una solución que va más allá del problema planteado. Una solución realmente eficaz, no causa otros problemas, sino que más bien permite una mayor sinergia entre colegas. Lo lograrás con éxito solamente si primero has practicado los hábitos 4 y 5: “pensar gana/gana” y “buscar entender antes de ser entendido”.

Existen sinergias cuando el conjunto es mayor que la suma de las piezas, cuando agregas valor.

Buscar una solución creando sinergias significa darse la posibilidad de encontrar una solución que es mejor que la que cualquier parte pudo haber propuesto primero. Eso sucede solamente cuando las partes entienden de verdad la posición de los otros partidos, el resultado de los hábitos 4 y 5.

Poniendo los hábitos 4, 5 y 6 juntos, tienes un modelo perfecto para lograr una interacción humana sana y positiva con tus colegas. Es lo que Steven Covey llama la “victoria pública”, aquella que nos deja modificar la forma en la cual nos relacionamos con los demás.

Para crear sinergias, primero, debes pensar que una solución que beneficiará a todas las partes puede ser construida, luego tómate el tiempo y pon el esfuerzo necesario para entender realmente a las otras partes, finalmente busquen juntos una solución poniendo toda su creatividad a trabajar. Solo así lograrán una solución óptima, producto natural de la comprensión y del respeto mutuo que habrán desarrollado.

 

Hábito Nº7. Logra una autorenovación continua
El séptimo y último hábito a desarrollar para ser más eficiente es lograr una autorenovación continua. La cual considera cuatro ejes, a saber: espiritual, físico, mental e interpersonal.

Se recomienda dedicar unos 15 minutos al día a la meditación: concéntrate en el propósito y la dirección que le das a tu vida. Para tener fe en tu propia vida no es necesario pertenecer a una religión u otra, pero para lograr tu autorenovación es necesario que sepas cuál es el propósito de tu vida, solo así lograrás enfocarte en lo que es importante para ti.

Para tu bienestar es importante que practiques algún deporte por lo menos unos 30 minutos tres veces a la semana, puede ser spinning, natación, correr, lo que a ti más te guste, pero hazlo con regularidad y disciplina. Al cabo de unas semanas verás la energía que estarás recuperando, te sentirás más saludable lo cual te permitirá enfocarte en tus metas personales.

Tu mente también requiere ser nutrida. Para seguir creciendo personalmente y profesionalmente, necesitas seguir aprendiendo cosas. ¿Qué estás haciendo para desarrollar nuevos conocimientos? ¿Lees? ¿Tomas clases? ¿Vas a conferencias? Es importante que busques continuamente formas para ampliar tu horizonte y profundizar tu comprensión del entorno en el cual vives.

La forma en la cual interactúas con tus colegas y familiares define tu capacidad de socializar de forma proactiva y no reactiva o negativa. Tú escoges tu forma de actuar con los demás, intenta siempre demostrar un interés genuino hacía ellos, solo así podrás aprender algo de ellos y autorenovarte.

 

Los siete hábitos son sencillos pero difíciles de poner en práctica. No obstante vale la pena intentarlo si quieres distinguirte como una persona más eficiente que los demás. Todo es cuestión de decisión y disciplina.